El PSOE crea un grupo de trabajo en las Cortes para exigir a la Junta soluciones al lobo

Los procuradores socialistas abulenses, Mercedes Martín y Juan Carlos Montero han registrado una pregunta para su debate en la próxima comisión de Agricultura y Ganadería en la piden medidas inmediatas para paliar las pérdidas de los ganaderos afectados por ataques de lobo.

El PSOE ha creado un grupo de trabajo en las Cortes de Castilla y León para abordar de forma definitiva el grave problema de los daños ocasionados por los ataques del lobo en la ganadería de la comunidad. Compuesto por procuradores socialistas de las provincias más afectadas (León, Zamora, Salamanca, Ávila y Segovia), la comisión nace con el objetivo de mantenerse activa hasta la resolución del conflicto, lo que abarcaría, si fuera necesario, toda la legislatura.


Juan Carlos Montero ha señalado que “no pararemos hasta conseguir una solución justa que permita a los ganaderos poder recibir de una manera rápida las indemnizaciones por los daños que causa el lobo en sus explotaciones, para lo que el grupo de trabajo propondrá fórmulas que fijen como prioridad blindar los intereses de los ganaderos, tratando de compatibilizarlos con la conservación de la especie”.


“Tras constatar el fracaso de las medidas adoptadas hasta ahora mediante la suscripción de seguros por parte de los ganaderos y la autorización de batidas esporádicas. En primer lugar, exigimos a la Junta que asuma la totalidad de las indemnizaciones de los daños del lobo en la ganadería por vía patrimonial, como obliga la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, que ratificó  posteriormente el Tribunal Supremo en marzo de 2013 y que los pagos se efectúen en un plazo máximo de un mes, sin ningún coste añadido para los ganaderos y que incluyan el lucro cesante. Igualmente, defendemos  la reapertura de las ayudas que la Junta mantuvo hasta el año 2011 para financiar a los ganaderos la creación de infraestructuras de protección de la cabaña. Esta línea de subvenciones estaba incluida en las ayudas para el fomento de las explotaciones de ganado en régimen extensivo y mejora de los pastos comunales de Castilla y León y recogía partidas específicas para inversiones destinadas a la protección del ganado frente a los ataques del lobo”.


El procurador socialista insiste en que “no pueden ser los ganaderos quienes asuman los costes de la conservación del lobo, por lo que instan a la Junta a poner en marcha de manera urgente formulas que permitan compatibilizar los derechos y protección de las cabañas ganaderas con la conservación de la especie”.