El PSOE califica de "atraco de la Junta" los 881.864 euros que tendrá que pagar el Ayuntamiento

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Valladolid ha calificado de "atraco de la Junta" al Consistorio los 881.864 euros que ha accedido a abonar este viernes la Junta de Gobierno a la UTE concesionaria de la planta de recuperación y compostaje de residuos como consecuencia del impuesto de vertederos implantado por la Administración regional en 2012.

   

Según han señalado fuentes del PSOE en un comunicado recogido por Europa Press, esta "lamentable" situación no se habría producido "si la Junta de Castilla y León no se hubiera empeñado en imponer un tributo tan injusto como inútil" que, a su juicio, "sólo sirve para crear conflictos innecesarios entre administraciones, al mismo tiempo que beneficios para empresas privadas".

 

El PSOE ha recordado que las empresas que forman la UTE -FCC, Isolux Corsán y Zarzuela-inicialmente se hicieron cargo del pago del nuevo impuesto autonómico, pero reclamaron posteriormente al Ayuntamiento para que les reingresara esos casi 900.000 euros, pues consideraban que "los pliegos de contratación no recogían esta circunstancia, que por tanto no se tuvo en cuenta en las ofertas presentadas y así quedó reflejado en el momento de la firma del contrato".

 

El Ayuntamiento, por su parte, siempre según el PSOE, desestimó las alegaciones presentadas por la UTE concesionaria y procedió a devolver a ésta las facturas que le había remitido por considerar que se trataba de un gasto que, aunque imprevisto, debía afrontar.

 

Finalmente y tras una serie de encuentros en busca de un acercamiento de posturas, el Ayuntamiento y las empresas concesionarias del servicio llegaron a un acuerdo para que el consistorio se haga cargo del pago de toda la cantidad, correspondiente al periodo entre el 1 de marzo de 2012 y el 30 de noviembre de 2013, a cambio de que la UTE se comprometa a destinar el 20 por ciento (176.373 euros) a "inversiones que redunden en mejoras del servicio.

 

El PSOE, que ya presentó una moción al Pleno municipal en febrero de 2012 en la que reclamaba a la Junta de Castilla y León que desistiera de la implantación del impuesto, ha anunciado que volverá a llevar al debate municipal esta cuestión y presentará una moción para que la "Administración autonómica retire inmediatamente este despropósito, tan esperpéntico como el céntimo sanitario".

 

Los socialistas consideran "curioso", además, que la Ley en la que se incluye la creación del impuesto de vertederos (1/2012 de 28 de febrero de Medidas tributarias, administrativas y financieras) recogiese en su exposición de motivos que sus medidas respondían a la "necesidad de una eficaz consecución de los objetivos de estabilidad presupuestaria y aceleración de la reducción del déficit".