El PSOE augura que el bajo coste de contratación de la teleasistencia en Valladolid con Clece mermará su calidad

El Grupo Municipal Socialista ha augurado este lunes que el bajo coste de la contratación del servicio de teleasistencia por parte de Clece, que ha tomado el relevo de Cruz Roja, se traducirá en una merma de la calidad del servicio para los usuarios.

Así lo ha trasladado el presidente del Grupo, Óscar Puente, quien en rueda de prensa ha comparado este caso con el de la Escuela de Música para, a continuación, cuestionar que la oferta económica tenga que ser, en el caso de un servicio social de estas características, el "único elemento" que se ha tenido en cuenta a la hora de realizar la adjudicación.

 

Clece, según la información que ha aportado, fijaba en 15,08 euros el coste del servicio mensual por usuario frente a los 19,20 euros de Cruz Roja; en el caso de la primera, la facturación total mensual de la empresa sería de 53.760 euros de los que el seis por ciento (3.225 euros) son beneficios para Clece.

 

"En eso era la mejor pero en lo demás, la peor", ha afirmado Puente con las puntuaciones de cada una de las propuestas delante y tras referirse tanto a la falta de experiencia de la compañía en la prestación de este servicio como a la "enorme agresividad" con que Clece concurre a concursos.

 

Por ello Puente, quien ha calificado de "bajísima" y "muy deficiente" la puntuación otorgada al estudio económico-financiero o a los parámetros vinculados a la calidad del servicio, ha advertido sobre la posibilidad de que la calidad del servicio baje y que los usuarios se resientan.

 

En este sentido, ha puntualizado que ya hay un porcentaje de los 3.565 usuarios (más de 300, según puntualizó el alcalde, Javier León de la Riva, la pasada semana) que han optado por sufragar el cien por cien del coste del servicio con el fin de seguir contando con Cruz Roja y ni con la nueva adjudicataria.

 

NO SE PIERDEN DERECHOS RECONOCIDOS

 

"Vamos a ver un deterioro muy claro del servicio", ha considerado el presidente del Grupo Municipal Socialista antes de aclarar que el hecho de no mantener el servicio de teleasistencia con el Ayuntamiento (con la consiguiente subvención que permite el pago del 40 por ciento del coste), no resta ningún derecho ya reconocido a los usuarios, como aseguró el alcalde.

 

Este gesto, a su juicio, revela falta de "confianza" del equipo de Gobierno con la nueva adjudicataria mientras que la actitud de quienes, aún sin la ayuda, han optado por quedarse con Cruz Roja, refleja la "enorme confianza" con esta organización, que ha prestado este servicio en colaboración con el Ayuntamiento desde su puesta en marcha, en el año 1992.

 

Puente se ha mostrado partidario de que, en el caso de la adjudicación de servicios sociales, no sea la memoria económica la que determine la elección de una concurrente u otra, a lo que ha añadido que el hecho de que Cruz Roja, que siempre ha realizado este servicio, presentara la oferta más cara tiene que ver con la calidad "porque en cualquier otro modo no es posible".

 

El presidente del Grupo ha mencionado también el "monopolio" por parte de determinadas empresas que, con bajos sueldos y "nula" formación a los trabajadores, se están haciendo con todas las adjudicaciones. "Hay empresas parasitarias de lo público", ha afirmado en referencia a las declaraciones del presidente de la CVE, Manuel Soler, sobre las empresas adjudicatarias de servicios con la administración

 

Puente, quien se ha referido de nuevo a la "agresividad" de sus propuestas, que les está permitiendo hacerse con una "cartera de clientes" en las administraciones, ha advertido de que esta situación "pone en peligro" la propia prestación del servicio y ha adelantado que este tema se abordará en una reunión pendiente con la CVE.