El PSOE asegura que en 2013 se prestaron 66.000 horas menos de ayuda a domicilio que el año anterior en Valladolid

Rueda de prensa ofrecida por el PSOE sobre Ayuda a Domicilio ofrecida por Javier Izquierdo y Rafaela Romero.

El Grupo Municipal Socialista augura un desmantelamiento progresivo del servicio municipal y su entrega a manos privadas. 

Según el PSOE, el número de horas de ayuda a domicilio que se prestaron en la ciudad en 2013 descendió en casi 66.000 con respecto al año anterior, lo que supone un 15% de reducción sobre los datos de 2012, año en el que el presupuesto era un millón de euros mayor, y un 21% menos en los últimos tres ejercicios.

 

Añade esta formación que destaca de forma especial en los datos facilitados por el Ayuntamiento, en los que caen todos los servicios, el descenso del número de horas de canguros, que bajan de las 3.643 en 2010 a las 950 del año pasado, lo que significa un 73% menos en tres años.

 

Los datos que manejan los sindicatos van incluso más allá, según los datos facilitados este lunes en rueda de prensa, señalando que entre los años 2011 y 2012 se prestaron 23.298,5  horas menos (en 2012 respecto a 2011), un 6,10% de rebaja. La comparativa entre 2012 y 2013 es de 66.225,76 horas menos, lo que representa una reducción porcentual del 18,46%, y la de los años 2011 a 2013 arroja un total de 89.524,26 horas menos, es decir una reducción del 23,43% en tres años.

 

En opinión del PSOE, "es obvia la situación de crisis en el Servicio de Atención Domiciliaria del Ayuntamiento de Valladolid, una importante pérdida de calidad del servicio para el usuario a causa de las últimas regulaciones y la disminución del presupuesto", asegura su portavoz municipal Javier Izquierdo, "con  reducción de intensidad, reducción del contenido del servicio y listas de espera,  y además, una degradación de las condiciones laborales de los trabajadores, que en el año 2013 vieron reducidos el número de horas de trabajo y, correlativamente su salario un 3,5%", resalta para concluir que en 2014 "se enfrentan a un expediente de modificación sustancial colectiva de las condiciones de trabajo".

 

A esta situación, en opinión de la concejala socialista responsable de asuntos de Bienestar Social, Rafaela Romero, se llega a consecuencia de las políticas estatales que abogan por “la destrucción gradual del Estado de Bienestar y de los servicios sociales”, que se concreta, en el caso de la Atención Domiciliaria, en sucesivos Decretos y Órdenes como el Real Decreto Ley 20/2012 de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria, que introduce el copago para personas dependientes con rentas superiores al IPREM, "pudiendo llegar al 90% del precio de la prestación, la toma en consideración no solo de las rentas sino también el patrimonio de la persona usuaria, modifica las prestaciones máximas de atención mensual a los usuarios y deja fuera de la seguridad social a los cuidadores no profesionales, en su mayoría mujeres".

 

Noticias relacionadas