El PSOE acusa al Gobierno de querer privatizar los servicios de los ayuntamientos y Montoro dice que buscan eficiencia

Cristóbal Montoro, en el Congreso
El PSOE considera que el objetivo final de la reforma local presentada por el Gobierno es privatizar los servicios sociales prestados por los ayuntamientos, algo a lo que el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha respondido asegurando que su único fin es buscar la eficiencia de estos servicios para que absorban menos impuestos de los ciudadanos.
MADRID, 10 (EUROPA PRESS)



La reforma local ha ocupado este miércoles una parte de la sesión de control al Gobierno que acoge del Pleno del Congreso, donde Montoro ha insistido que sus objetivos son evitar la duplicidad de competencias e impulsar el municipalismo en España.

Sin embargo, los diputados del PSOE han mostrado sus reticencias al texto que maneja el Ejecutivo porque creen que puede desembocar en el "desmantelamiento" y "privatización" de los servicios que actualmente prestan las corporaciones locales.

"Para estabilizar el presupuesto pretende vaciar de competencias a los ayuntamientos y dárselas a las diputaciones. Esto no ahorra ni evita duplicidades. Lo que sí ahorra es desmantelar servicios públicos y desmantelar, que es el auténtico objetivo de su proyecto", ha denunciado la diputada socialista Meritxell Batell.

En este punto ha incidido su compañero Luis Tudanca, que ha insistido en que el ahorro se producirá con la "pérdida de calidad de los servicios públicos" y la privatización que, según ha insistido, "persigue" el Gobierno con la reforma.

Montoro ha rechazado estas críticas y ha insistido en que el propósito del Gobierno es "mejorar la prestación de los servicios públicos que reciben los ciudadanos" mediante unos recursos "más eficientes, menos costosos y que tengan que ser sufragados con menos impuestos".

SEGUIR CON EL DIÁLOGO

El ministro ha negado también que la reforma esté motivada por el objetivo de estabilidad presupuestaria, ya que la administración local cerró el año 2012 con menos del 0,2 por ciento de déficit y ha pedido al PSOE que no "lance" esta idea.

En este marco, ha insistido en su ofrecimiento de diálogo al principal partido de la oposición y todos los grupos parlamentarios y ha apuntado que, de hecho, no recuerda una iniciativa con un recorrido tan largo de negociación como el que está atravesando la reforma local.