El proyecto de IU y PSOE para mejorar las condiciones de jubilados y pensionistas no prospera

BORIS GARCÍA

Ambos partidos propusieron una moción en el pleno municipal, en la que se pedía un presupuesto de ayuda a domicilio de 500.000 euros, pero el PP la rechazó alegando que ya hay suficientes ayudas.

La moción propuesta de manera conjunta entre Izquierda Unida y PSOE en el pleno municipal del mes de junio, por la que se pretendía "mejorar las condiciones de vida de las personas jubiladas y pensionistas de la ciudad", no ha salido adelante. Entre otras cuestiones, se pedía una partida de 500.000 euros para recuperar la dotación presupuestaria para la correcta prestación del programa de ayuda a domicilio, además de un informe trimestral sobre la calidad de estos servicios.

 

"La apuesta por la sanidad privada por parte de muchas administraciones públicas hace que el sistema público de salud se debilite", se explicó de manera conjunta desde Izquierda Unida y PSOE. "Es importante apuntar que son las personas mayores quienes más uso suelen hacer de productos farmaceúticos mientras más de 450 medicamentos han sido retirados de la financiación pública. Los gastos de luz o electricidad hacen que los ancianos estén afectados por esta situación de pobreza".

 

Y es que según IU, hay 113.800 pensionistas que tienen que sobrevivir con 307 euros al mes, y el 40,17% de los casi 600.000 del total de Castilla y León se encuentra por debajo del umbral de pobreza.

 

Pasó Rosa Hernández, concejal de Bienestar Social y Familia del Ayuntamiento, a recordar a los partidos de la oposición que las pensiones no dependen directamente del Consistorio, además de acusar al PP de que "fueron ellos los que congelaron las pensiones en 2010". La moción, ante la mayoría absoluta de los Populares, no salió adelante.