El proyecto Amadeus de Río Hortega mejorará la atención y detección del deterioro de los pacientes

El Hospital Río Hortega de Valladolid desarrolla un sistema para la detección precoz del deterioro clínico de sus pacientes que se implantará progresivamente durante el 2016 y, en un futuro, podría exportarse a otros de la Comunidad.

MEDICIÓN DE CONSTANTES

 

El sistema automatiza los datos a partir de la medición de siete constantes --frecuencia respiratoria, saturación de oxígeno, oxígeno suplementario, temperatura, presión arterial sistólica, frecuencia cardiaca y nivel de consciencia--, realiza una estratificación de los pacientes y el cálculo del riesgo y sugiere, en unos casos, la modificación en la periodicidad de la toma de constantes o, en otros, genera una alarma para que los enfermeros trasladen a los facultativos de Medicina Interna o de la UCI.

 

Asimismo, aprovecha la red wifi del Río Hortega para transmitir estos datos desde los aparatos de medición, cuya tecnología han desarrollado las multinacionales Philips y Oesia.

 

Del análisis retrospectivo que se ha realizado con el sistema Amadeus se deduce que en un año pueden detectarse precozmente en torno a 150 casos de deterioro (paradas cardiorrespiratorias con 10 horas de antelación o sepsis con 30 horas de antelación) a partir de alteraciones precoces y así anticipar el tratamiento o las medidas asistenciales que correspondan.

 

Tal como ha destacado Blanco en declaraciones recogidas por Europa Press, se trata de un proyecto que incide "de forma relevante" en la seguridad de los pacientes y que mejora "la utilización eficiente" de los recursos a partir de la evaluación de las alteraciones precoces sustentada en variables clínicas.

 

El doctor Blanco ha explicado que el pilotaje del programa Amadeus ha resultado "satisfactorio" desde el punto de vista tecnológico, organizativo y funcional y de la intención.

Este Proyecto Amadeus (Acción para Mejorar la Atención, Detección del Deterioro Clínico y Utilización de Recursos) o 'UCI sin paredes' se ha puesto en marcha de forma piloto en los últimos meses para constatar su operatividad, tras lo que se iniciará su implantación en el Río Hortega a fin de "anticipar los tratamientos", reducir estancias hospitalarias y hacer un uso "más racional" de los recursos.

 

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ha presentado este lunes los resultados del pilotaje del programa, a través del cual se ha diseñado un Servicio Extendido de Cuidados Intensivos que permite calcular el deterioro clínico de los pacientes ingresados en otras unidades a partir de los datos vertidos de manera rutinaria en la historia clínica electrónica y así anticipar los tratamientos.

 

El diseño y funcionalidad de este programa, sustentado en los aplicativos informáticos tanto de UCI como de Gacela --utilizada por los profesionales de enfermería--, se ha ensayado con test pilotos durante un mes en un entorno controlado con la monitorización de pacientes de los servicios de Medicina Interna y de Digestivo de dicho centro.

 

Según ha explicado el jefe de Medicina Intensiva del hospital, el doctor Jesús Blanco, a lo largo de este tiempo se comprobó la viabilidad de las mejoras tecnológicas de la historia clínica electrónica, se calcularon indicadores de actividad, se monitorizó el funcionamiento del sistema y se realizaron cálculos de resultados de asistencia sanitaria predefinidos.

 

El Hospital Universitario Río Hortega ha diseñado un Servicio Extendido de Cuidados Intensivos basado en la utilización de una adaptación de la escala 'Early Warning Score' (EWS), que permite calcular precozmente el riesgo de deterioro clínico de los pacientes a través de los datos vertidos de manera rutinaria en la historia clínica electrónica hospitalaria.