El Promesas vuelve a vencer lejos de casa (1-2)

Una acción del partido disputado en Somozas

El Real Valladolid B se mostró infranqueable a pesar del acoso local y fue capaz de sumar una valiosa victoria a domicilio, la segunda de la temporada.

El Real Valladolid B cosechó su tercera victoria en el Grupo I de Segunda B –segunda fuera de casa- al imponerse por 1-2 a la U.D. Somozas en el Campo Municipal Alcalde Manuel Candocia de la localidad gallega donde al final de la temporada pasada selló su ascenso y donde este domingo volvió a sonreír tras conseguir una importante victoria, con goles de Guille Andrés y Jorge Hernández, que mantiene al filial en la zona noble de la tabla.

 

El Promesas comenzó el encuentro fiel al rol que busca para su equipo Rubén de la Barrera. Los jóvenes jugadores blanquivioleta se hicieron con el control de la pelota y el Somozas apenas podía inquietar a Julio. Una buena internada de Toni sirvió para que Guille Andrés, tras recoger un balón muerto dentro del área, adelantara a los vallisoletanos.

 

El gol provocó que el Somozas adelantara las líneas y poco a poco los gallegos fueron creciendo en el partido. Julio impidió el empate con una buena estirada, pero nada pudo hacer ante la pena máxima perfectamente ejecutada por Héber. El cancerbero vallisoletano volvía a verse bajo palos en la misma portería que el pasado mes de mayo. En aquel entonces su parada a Luis Ángel fue clave para lograr el ascenso, aunque este domingo Julio nada pudo hacer para detener el lanzamiento.

 

En una gran muestra de personalidad, lejos de arrugarse, los blanquivioleta siguieron encarando con ambición el partido y se adelantaron de nuevo gracias a un buen desmarque, una buena asistencia de Toni y un derechazo de Jorge Hernández. La cuenta pudo ampliarse en la última jugada antes del descanso, pero el disparo de Javi Navas se estrelló contra el palo cuando los aficionados coruñeses ya lamentaban el gol.

 

En la segunda mitad, con poco ritmo de juego, el Somozas buscó sin fortuna el gol del empate, mientras que Rubén de la Barrera modificaba el esquema de su equipo con la entrada de Dani Espinar y Fran No. Los cambios, sobre todo el del gaditano, buscaban reforzar el entramado defensivo de un Promesas que se replegó con la intención de sorprender en algún contragolpe.

 

El equipo de Rubén de la Barrera se asienta en la zona alta de la tabla con 9 puntos y el próximo domingo, en el Estadio José Zorrilla, recibirá al nuevo líder de la categoría, el Real Oviedo.