El programa de realojo de familias gitanas, ejemplo de inclusión

Reunión entre responsables de la Junta y del Banco Mundial.

El Banco Mundial considera como en su catálogo de buenas prácticas el Programa de Realojo Gitano de Castilla y León que ha desarrollado la Junta con el fin último de prevenir la marginalidad y favorecer la inclusión social.

El Banco Mundial está llevando a cabo una recopilación de ‘buenas prácticas’ en la inclusión social de la población gitana desde una perspectiva integral en varios países europeos. En el caso de España considera las experiencias de Castilla y León, Navarra y Madrid y por su enfoque integrado que combina inversión en infraestructuras con las políticas sociales, así como el grado de compromiso de las autoridades locales y autonómicas y su coordinación para lograr la integración social del colectivo. El Banco Mundial pretende conocer y trasladar este tipo de iniciativas de integración social a otros países, tal y como ha señalado la directora territorial del Secretariado Gitano, Mar Fresno.

 

El Programa de Realojo de Familias Gitanas, que lleva a cabo la Junta de Castilla y León, se ha desarrollado a través de 23 convenios en 12 ciudades de la Comunidad entre la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y los ayuntamientos de Ávila, Aranda de Duero, Burgos, Miranda de Ebro, Cacabelos, León, Ponferrada, Palencia, Segovia, Peñafiel, Valladolid y Zamora. Este programa ha facilitado el acceso a la vivienda a casi 400 familias en los últimos años.

 

La población objetivo del programa son aquellas personas o unidades familiares que por su situación económica no puedan acceder al sistema normalizado de alquiler o adquisición de vivienda; familias que, con viviendas en propiedad, precisen de apoyo económico para mejorar las condiciones de habitabilidad de la vivienda o la adaptación de esta a sus necesidades; personas que requieran un alojamiento temporal, que, por situaciones de emergencia, precisen de un alojamiento provisional, o residentes en espacios que no puedan ser calificados como viviendas (chabolas, lonas, viviendas derruidas).

 

El programa en Segovia, objeto de la visita de la delegación del Banco Mundial, ha sido posible gracias al acuerdo entre la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y el Ayuntamiento de Segovia facilitando el acceso a la vivienda y a alojamientos temporales a los colectivos especiales. El acuerdo ha permitido ayudar a las familias a través de alojamientos temporales de familias desfavorecidas en terrenos facilitados por el Ayuntamiento, adquisición y promoción de viviendas, seguimiento y promoción social de las familias realojadas y rehabilitación de viviendas.