El Príncipe apela a construir una sociedad basada en la honradez, que gestione con ética los recursos públicos

Pide reaccionar frente al pesimismo actual teniendo presente que el mejor activo son los españoles en su conjunto.

El Príncipe de Asturias ha apelado a construir en España un futuro basado en el esfuerzo y la honradez, en el que la integridad y los principios éticos firmes inspiren la gestión de los recursos públicos.


"La sociedad exige una reflexión rigurosa para nunca más volver a caer en errores y excesos inadmisibles, con la firme aspiración de construir un futuro basado en el rigor, la seriedad, el esfuerzo y la honradez. Un futuro solidario, y con principios éticos firmes, en el que la integridad inspire nuestra vida colectiva y la gestión de nuestros recursos", ha dicho en la entrega de los Premios Príncipe de Asturias.

Estos galardones proporcionan al Heredero de la Corona el escenario en el que pronunciar su discurso más importante del año.

En línea con el mensaje del Rey que leyó el pasado 12 de octubre, en el que llamó a celebrar "lo que nos une", Don Felipe ha hecho numerosas referencias al "proyecto compartido" que es hoy la nación española, construida por "millones y millones de ciudadanos a lo largo de los siglos y que hoy, todos juntos, tenemos la responsabilidad de continuar en una gran tarea siempre inacabada".

El Príncipe ha subrayado en su intervención la necesidad de "hacer frente al pesimismo, la frustración o la desconfianza que afectan hoy a muchos españoles". "No es difícil, y lo digo con humildad, comprender y respetar esos sentimientos y las razones de cada uno que los motivan. Sin embargo, no podemos permanecer indiferentes o inmóviles; debemos reaccionar", ha remarcado.

Si bien España cuenta "con grandes activos materiales" para afrontar sus dificultades", ha advertido de que "muchas veces" se nos olvida que "el activo más sólido", el de "mayor valor" con el que contamos es precisamente "nuestra gente, la sociedad española en su conjunto".

"Son muchos, son millones los españoles que cada día batallan para salir adelante con honestidad, con esfuerzo, con valentía y con humildad; ellos son los que realmente hacen de España una gran nación que vale la pena vivir, y querer, y por la que merece la pena luchar", ha afirmado.

El Príncipe se ha mostrado convencido de que en la sociedad española no está instalado un pesimismo "insuperable" y ha puesto en valor la "solidaridad" tan presente entre nosotros, como demuestra, entre otras cosas, la generosidad de los mayores, que comparten con los miembros más jóvenes de su familia "los esfuerzos de una vida llena de sacrificios".

EL EJEMPLO DE ANGROIS

Como estímulo para superar la frustración y la desconfianza, ha citado la reacción del barrio de Angrois, en Santiago de Compostela, tras el accidente de un tren Alvia en julio pasado. En una "lección de coraje y solidaridad", los vecinos bajaron "de inmediato a las vías del tren para salvar vidas", "ayudar a los heridos, colaborar con los servicios de emergencia" y "consolar a los familiares".

Tampoco la sociedad española, ha insistido, es indiferente frente a la gestión de los intereses generales, sino que es --ha asegurado-- una "sociedad con vitalidad, con pulso".

"Creo firmemente, además --ha continuado-- que entre nosotros están muy presentes los sentimientos fraternales generados a lo largo de muchos siglos de convivencia; de compartir profundos vínculos familiares e históricos, tantas emociones sufridas o disfrutadas colectivamente, juntos".

"Sentimientos, en fin, de respeto, de estima y afecto -de amistad-, que nos han dado forma y que debemos preservar y alimentar siempre, y en todo momento, por encima de las tensiones, de las discrepancias y los desencuentros", ha añadido.

 

Noticias relacionadas