El primer debate entre Hillary Clinton y Donald Trump, marcado por las críticas entre ambos

Imagen del debate entre Trump y Clinton

Las críticas entre los candidatos a la Casa Blanca, la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump, han sido los protagonistas durante el inicio del primer debate presidencial de cara a los comicios, programados para el próximo 8 de noviembre.

Clinton y Trump, interrumpiéndose de forma reiterada, se han vertido críticas en diferentes aspectos económicos y diplomáticos, poco después del inicio del debate, marcado con un apretón de manos y una sonrisa.

 

En uno de los intercambios más acalorados, ambos se han acusado mutuamente por la polémica que Trump alimentó durante años sobre si el presidente Barack Obama había nacido en Estados Unidos.  En este contexto, Clinton ha acusado a Trump de comenzar su actividad política basándose en la "mentira racista" de que Obama --nacido en Hawái-- no era estadounidense. "No había absolutamente ninguna prueba de ello, pero persistía año tras año", ha lamentado la demócrata.

 

Hacia el final del debate, Trump ha acusado a Clinton de no tener la "resistencia" necesaria para ser presidenta. Sin embargo, Clinton ha respondido explicando que sólo cuando Trump "viaje a 112 países, negocie un acuerdo de paz, un alto el fuego, la liberación de disidentes" o pase "once horas testificando frente a una comisión del Congreso" podrá hablarle sobre resistencia, en referencia a su trabajo mientras estuvo al frente de la Secretaría de Estado.

 

POLÍTICAS

 

La ex secretaria de Estado ha acusado al magnate multimillonario de llevar políticas económicas "de goteo inventado", mientras que Trump ha afirmado que ella es "sólo palabras y nada de acción".

 

Ambos se han acusado de distorsionar la verdad y de mentir y han instado a los espectadores a visitar sus respectivas páginas web para revisar los hechos. "Tengo la sensación de que me van a culpar de todo", ha afirmado Clinton, a lo que Trump ha respondido con un: "¿Por qué no?".

 

Clinton ha criticado a Trump por no publicar sus declaraciones de impuestos y ha afirmado que esa decisión plantea dudas sobre si realmente es tan rico y caritativo como afirma serlo. En este sentido, ha destacado que las pocas declaraciones que ha presentado muestran que a pesar de su riqueza, no ha pagado el impuesto federal a las ganancias. "Eso me hace inteligente", ha respondido Trump, antes de afirmar que tiene "enormes ingresos", y que es hora de que el país sea gobernado por alguien que sepa algo sobre el dinero.

 

En esta línea, la ex secretaria de Estado ha criticado a Trump por no pagar a algunas de las personas contratadas por su empresa. Así, ha dicho que se reunió con muchas personas que habían sido engañadas por su rival, a lo que Trump respondió que estos incidentes tuvieron lugar cuando los trabajos habían sido insatisfactorios.

 

El magnate inmobiliario ha criticado a Clinton por sus políticas comerciales y ha dicho que la ex primera dama aprobaría un controvertido acuerdo comercial con países asiáticos a pesar de que se ha opuesto al pacto como candidata. "Tú estabas totalmente a favor de él, luego escuchaste lo que yo estaba diciendo, sobre lo malo que es, y dijiste, 'bueno, no puedo ganar ese debate', pero sabes que si llegas a ganar, lo aprobarías", ha asegurado Trump, críticas que Clinton ha rechazado. "Bueno, Donald, yo sé que tu vives en tu propia realidad, pero esos no son los hechos", ha sostenido.

 

El moderador del debate, Lester Holt, ha tenido problemas para controlar a ambos candidatos. La discusión sobre política comercial pasó rápidamente a la lucha contra Estado Islámico, cuando Trump acusó a Clinton de entregar información al enemigo al revelar en su página web cómo planea derrotar al grupo.

Noticias relacionadas