El presunto agresor de la mujer asesinada en Zaragoza residía en la provincia de Valladolid

El dato ha sido confirmado por el delebado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, que también aseguró que los fallecidos habían sido pareja sentimental. 

El hombre, quien tenía residencia en Medina del Campo (Valladolid), tenía una orden de alejamiento, no podía acercarse a ella a menos de 500 metros. Podría tratarse de un caso de violencia de género, aunque todavía debe confirmarlo el juez.

 

Sobre las 7.30 horas de este lunes, día 22 de febrero, la Policía Nacional ha recibido un aviso alertando de que había dos personas muertas, por arma de fuego, en el interior del Bar Planet, en el número 80 del Camino del Pilón de Miralbueno.

 

Al parecer, un cliente habitual del bar ha llamado a la dueña del local al observar que todavía no estaba abierto el establecimiento y que la persiana se encontraba a medio subir. Ha sido la propietaria al acudir al lugar la que ha encontrado los cuerpos de dos personas; una de sus camareras, Soraya G.S., de 37 años, y su exnovio, M.R.N.P., de 41 años.

 

La empleada tenía que abrir este lunes el establecimiento, alrededor de las 7.00 horas, y preparar la repostería que se ofertaba en el bar, algo que sí que había hecho antes de que ocurriesen los hechos. "Estamos ante un presunto caso de violencia de género que determinará el Juzgado de Instrucción número 4", que será el encargado de indicar si el suceso pasa al Juzgado de Violencia de Género que corresponda.

 

Aunque se ha decretado el secreto de sumario, el delegado del Gobierno en Aragón ha confirmado que el hombre, aunque vivía a una distancia de más de 400 kilómetros, en concreto en Medina de Campo (Valladolid) tenía una orden de alejamiento de Soraya.

 

Dicha orden fue decretada después de que el exnovio fuese detenido en Zaragoza, el pasado 5 de febrero, cuando la mujer llamó a la Policía alertando de que al llegar a casa se había encontrado a su expareja dentro de su domicilio.

 

En ese momento, en principio, no hubo ningún episodio de violencia de género, pero los agentes se personaron en la vivienda para hacer las averiguaciones oportunas y ponerlas a disposición judicial. Al llegar a la casa el hombre ya no se encontraba en ella, pero fue localizado y detenido por los agentes en la calle.

 

En esta ocasión, la juez de guardia dispuso la libertad del exnovio con la citada orden de alejamiento de no poder acercarse a la mujer a menos 500 metros, la más leve en estas circunstancias, dado que, al parecer, no había motivos suficientes para requerir un nivel de seguridad mayor.

 

"Están realizándose las investigaciones oportunas. La Policía determinará en los próximos días si ha habido algún tipo de contacto entre los dos, pero lo lógico en estos casos es que si la mujer hubiese detectado que él podía venir a Zaragoza lo hubiera comunicado a la Policía para poner un mecanismo de protección y evitar ese acercamiento a menos de 500 metros", ha relatado Gustavo Alcalde.

 

De esta forma, se está trabajando en averiguar si ha habido algún contacto entre ellos. Gustavo Alcalde ha matizado que la pareja no tenía ningún hijo en común. Al ser preguntado por los medios de comunicación por la hipótesis de que el hombre haya matado a la mujer y después se haya suicidado, ha asegurado no tener datos para afirmarlo y ha incidido en que sería "especular".

 

El levantamiento de los cuerpos, por orden judicial, se ha producido pasadas las 11.45 horas, han sido trasladados en un furgón de la Hermandad de la Sangre de Cristo al Instituto de Medicina Legal de Zaragoza para la práctica de las autopsias.

 

El local ha sido precintado alrededor de las 12.10 horas, tras salir de él la propietaria, que no ha querido hablar y que estaba muy afectada por lo ocurrido.