El preso indultado se pone a los pies de 'La piedad' ante miles de vallisoletanos

Ha acompañado a la Procesión de Penitencia y Caridad a 'La quinta Angustia'.

El preso indultado este año por el Consejo de Ministros a petición de la cofradía 'La Piedad' de Valladolid y cuya indentidad responde a las iniciales F.S.D.V, ha cumplido este Jueves Santo con la tradición de acompañar en la Procesión de Penitencia y Caridad a 'La quinta Angustia', de Gregorio Fernández (1625).

 

Así, momentos después de que los cofrades de la 'Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo' procesionaran por la Audiencia Provincial de Valladolid en torno a las 19.15 horas, el indultado se ha sumado a los hermanos de Nuestra Señora de la Piedad, tras la lectura del Real Decreto, por parte del delegado del Gobierno de Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano.

 

F.S.D.V fue condenado por falsedad mercantil y apropiación indebida de 30.000 euros de un cliente, con una pena de dos años y cuatro meses. Así, a propuesta del Consejo ministerial, que acordó su indulto el paso 4 de abril, se ha conmutado la condena por otra de dos años a condición de que durante un periodo de tres ejercicios no cometa delito alguno.

 

El indultado, que se ha incorporado al desfile en la Audiencia Provincial, ha participado en el recorrido por las céntricas calles vallisoletanas, en las que miles de personas han sido testigos de la ceremonia, empujando el paso de 'La Quinta Angustia'.

 

PROCESIÓN DE LA PENITENCIA Y CARIDAD

 

La procesión de la Penitencia y Caridad ha arrancado a las 18.30 horas desde las iglesia de Santa María de la Antigua y desde el templo de San Martín.

 

Desde La Antigua, la hermandad de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesús ha portado el paso del mismo nombre, atribuido a Lázaro Gumiel (1953), mientras sonaba la 'Marcha Real'.

 

Una vez en la calle de las Angustias, donde aguardaban seis policías de la Unidad de Caballería de la Jefatura Superior de Madrid, se han unido a la cofradía penitencial de 'Nuestra Señora de La Piedad', presidida por el Hermano Mayor, Javier Castán, y donde estaba presente el estandarte de la Nuestra Señora de la Policía Nacional.

 

La hermandad de La Piedad, que viste túnica negra con bocamangas de encaje negro sobre fondo rojo, capa, capirote, guantes y zapatos negros con círculo rojo, portaba las tallas del Cristo de la Cruz a María -de la escuela de Gregorio Fernández y cuerpo de José de Arimatéa, obra de José Antonio Saavedra, 1995- y La Quinta Angustia.