Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El presidente del PSdeG cree que Vázquez no volverá a presentarse y apuesta por Besteiro, "un buen candidato"

Pachi Vázquez y Xosé López Orozco (PSdeG-PSOE)
Opina que Blanco tendrá "mucho que decir" si "determina presentarse" y recuerda que era un ministro al que "todos adoraban" en el partido


SANTIAGO DE COMPOSTELA, 7 (EUROPA PRESS)

El presidente del PSdeG, Xosé López Orozco, ha dado por hecho este jueves que su actual jefe de filas, Pachi Vázquez, "no" intentará volver a hacerse con las riendas del partido y ha considerado que el líder provincial de su formación en Lugo, José Ramón Gómez Besteiro, es "un buen candidato" por tratarse de "una persona joven, con experiencia y con ambición en el buen sentido de la palabra".

"Me gusta Besteiro", ha destacado el también alcalde de Lugo en una entrevista concedida a la Radio Galega y recogida por Europa Press, al tiempo que ha valorado el "paso adelante" dado por el presidente de la Diputación lucense al anunciar que concurriría al congreso en el que se materialice la sucesión de Pachi Vázquez.

Tras remarcar que el de O Carballiño "ya dijo por activa y por pasiva, también en la última ejecutiva" que "lo único que pretende es conducir el proceso" de renovación en sus filas, Orozco ha destacado también la "experiencia" del exdirigente del PSOE José Blanco. "Es una persona que tiene mucho que decir en el partido si al final determina presentarse", ha opinado, recordando que "todos" en el partido le "adoraban" en su etapa como ministro.

Preguntado si Blanco debería estar en primera línea, Orozco ha sido claro: "si él quiere, desde luego puede y debe". No obstante, ha declinado expresar quién entre los nombres que se barajan sería su preferido para liderar el PSdeG apelando a su condición de "presidente" y a que todavía pueden dar el paso otras personas.

Entre ellas, ha citado al exministro de Justicia Francisco Caamaño, y ha juzgado también que "no sería malo" que aparecieran desde las bases del partido "personas a las que hay que descubrir". Cuestionado al respecto, ha descartado totalmente que él vaya a presentarse: "tengo muy claro que voy a cumplir 66 años y tengo que pensar en la Alcaldía de Lugo, que da mucho que hacer, mucho que pensar y mucho que trabajar".

ESTABILIDAD EN EL PSdeG

En cuanto a la situación del PSdeG, Orozco ha considerado acertada la decisión de no sustituir a la actual dirección del partido por una gestora tras "el resultado tan malo" cosechado en las últimas elecciones autonómicas. "Muchos decían que había que hacer una gestora y muchos dijimos que era mejor dar estabilidad al partido hasta el próximo congreso", ha apuntado, convencido de que las cosas se hicieron "bien" de este modo.

"¿Qué sería hoy del partido si estuviese una gestora? Yo creo que irían las cosas mucho peor", ha reflexionado el socialista lucense, y ha señalado que el próximo 2 de marzo se reunirá el Comité Nacional que marcará "la hoja de ruta" para "ese congreso" que "deberá ser antes del verano".

PRIMARIAS

Finalmente, sobre la propuesta de Pachi Vázquez de que su sucesor al frente del PSdeG sea elegido por toda la militancia a través de un sistema de primarias que no está recogido en los estatutos socialistas, Orozco ha vuelto a admitir sus "dudas". "Soy de los que piensa que para la elección de los cargos institucionales tiene que haber primarias, pero para elegir al secretario general...", ha incidido.

"Me cuesta verlo, porque eso da una omnipotencia al secretario general que me parece peligrosa", ha profundizado, para explicar a renglón seguido que ahora el Comité Nacional tiene la potestad de requerir un cambio de rumbo a la ejecutiva. "Pero a un secretario general elegido en primarias, ¿quién le tose?", ha planteado.

En todo caso, ha interpretado que tal vez tenga que "cambiar el chip", puesto que se está quedando "solo" en la defensa de esta postura. "Por lo tanto, el equivocado soy yo y no el resto de mis compañeros, que ven claro que tiene que haber también elección en primarias para el secretario general", ha resuelto, convencido de que "es necesario mejorar la democracia interna" de los partidos.