El presidente del CES aboga por una institución independiente que sea máximo exponente de la sociedad civil

El nuevo presidente del Consejo Económico Social (CES) de Castilla y León, Germán Barrios, ha defendido hoy el trabajo independiente de dicha  institución que es, en su opinión, "máximo exponente de participación de la sociedad civil organizada".

Y es que el término "independencia" ha sido conjugado hasta en cuatro ocasiones durante el discurso de toma de posesión realizado hoy por Barrios en un multitudinario acto desarrollado en la sede del CES con presencia de numerosas autoridades políticas, económicas y sociales, ante las que el nuevo presidente, elegido por unanimidad de entre el grupo de expertos designado por la Junta, no ha desaprovechado la ocasión para reivindicar un trabajo exento de injerencias políticas y "teniendo siempre como guía de actuación el bien público y el bienestar de los ciudadanos".

  

El ya exdirector del Servicio Público de Empleo (Ecyl) ha dedicado la mayor parte de su intervención para incidir en la necesidad de fortalecer y potenciar un órgano "indispensable" como el CES en su tarea de asesoramiento y de contruir un "puente fundamental" de diálogo entre los intereses económicos y sociales de la sociedad y de la Administración autonómica, y en tal sentido se ha felicitado de que la "independencia política" exigida parece salvaguardada con la nueva Ley de Instituciones Propias que será aprobada en quince o veinte días.

  

De hecho, Barrios se ha felicitado de que tal normativa contempla que el Consejo Económico y Social y otras instituciones de autogobierno queden adscritas presupuestariamente a las Cortes de Castilla y León, a lo que se añade, en el caso del CES, la participación social a través de la creación de un Grupo de Enlace que se crea como instrumento útil para canalizar la voz de los grupos sociales más desfavorecidos y que más están sufriendo las consecuencias de la crisis actual.

  

A este respecto, el nuevo presidente del CES ha prometido trabajo "hasta la extenuación" para, a través de dicha institución, tratar de paliar en lo posible las situaciones más dramáticas como la que sufren 244.000 parados en Castilla y León.

 

LOS PARADOS COMO REFERENTE

  

"Ellos son los primeros en reclamar de nosotros eficacia, unidad de esfuerzos y trabajo en la misma dirección con el fin de ofrecerles oportunidades reales y prácticas, puesto que si hay algo más injusto y difícil de asumir que no poder trabajar, es precisamente no tener expectativas de encontrar un trabajo", ha subrayado Barrios, quien ha insistido varias veces en que la crisis no puede ser coartada para recortar el Estado de Bienestar social y el modelo autonómico.

  

En esa difícil y ardua tarea de resolver los problemas más acuciantes de los ciudadanos de Castilla y León, el presidente del CES ha realizado una defensa de los acuerdos de concertación y diálogo social en el ámbito socioeconómico, algo que, como así ha enfatizado, constituye un "hecho diferencial de la Comunidad y su marca y seña de identidad", de ahí la necesidad de que, en la actual situación de crisis, la institución que preside y el Consejo del Diálogo Social redoblen sus esfuezos para que sigan siendo un "gran activo" para hacer avanzar a la región.  

  

En su alocución, Barrios ha tenido también palabras de recuerdo para su predecesor en el cargo, José Luis Díez Hoces, de quien ha alabado su trabajo "riguroso y eficiente" al frente de una institución con veinte años de vida y que "ha contribuido, sin duda y de forma altamente eficaz, a hacer más Comunidad".