El presidente de Reyal Urbis declara como imputado por el abandono de la antigua 'Uralita'

El presidente de la promotora Reyal Urbis S.A, Rafael Santamaría Trigo, ha testificado en calidad de imputado por un delito contra el medio ambiente ante el estado de abandono de la antigua fábrica de Uralita S.A, ubicada en pleno centro de la capital.

El interrogatorio del magnate de la construcción, prevista inicialmente para las 10.00 horas, se ha iniciado ante el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de la capital, César Gil Margareto, con hora y media de retraso debido a la larga declaración prestada, también como imputado, por el delegado de la empresa en la capital, José María Barrio Gil Founier, que ha comparecido con carácter previo para explicar su supuesta implicación en los hechos que investiga el juez.

 

Sin embargo no ha trascendido detalle alguno del doble interrogatorio debido a la negativa del presidente de Reyal Urbis de atender a los medios de comunicación.

 

El delito contra el medio ambiente por el que ambos han tenido que declarar en calidad de imputados, recogido en el artículo 325 del Código Penal, que estipula penas de prisión de entre dos y cinco años, multas de ocho a veinticuatro meses y la inhabilitación para profesión u oficio entre uno y tres años, tendría su origen en el absoluto abandono que las instalaciones presentan desde su cierre, en 2009, sin que, hasta hace bien poco, hubieran sido descontaminadas ni se hubiera acometido trabajo alguno para la eliminación adecuada de los residuos de amianto.

 

La presente investigación se encuentra en marcha a partir de la denuncia formulada por la Fiscalía de Valladolid, que empezó a indagar a raíz de recibir en julio de 2012 de la Asociación de Víctimas y Afectados de Amianto (Avidalid) diversa documentación, acompañada de un vídeo, en la que se alertaba de la situación de la antigua 'Uralita', situada en el kilómetro 187,5 de la Avenida de Madrid y que abarca unas 16 hectáreas de superficie.

 

La factoría de 'Uralita', cuyo origen se remonta al año 1966 y concluyó en 2009 tras ser adquirida por 'Euronit', para pasar actualmente sus terrenos a propiedad de la promotora 'Reyal Urbis S.A', antes inmobiliaria Urbis S.A, con domicilio social en Madrid y delegación en Valladolid, tuvo como principal actividad a lo largo de cuarenta años la producción de fibrocemento, proceso en el que se utilizaba Crocidolita o amianto azul y Crisotilo o amianto blanco, con una media de cincuenta toneladas al año.

 

EL COLEGIO SAN AGUSTÍN

 

Dicha circunstancia, constituiría un evidente riesgo para la salud de las personas que residen o trabajan en las proximidades, en especial para los alumnos del Colegio de San Agustín o los vecinos del Barrio de Las Delicias o la zona residencial del Pinar de Jalón, ya que la inhalación de las fibras de este mineral puede producir cáncer de pulmón o mesotelioma pleural.

 

La decisión de la Fiscalía vallisoletana de iniciar acciones penales contra la propietaria del suelo se produce tras las investigaciones que la propia acusación pública, en concreto la Unidad Técnica Adscrita a la Fiscal de Sala de Medio Ambiente, Ana Valle, viene realizando desde 2012 con el auxilio de efectivos del Seprona de la Guardia Civil y de la Oficina Territorial de Seguridad e Higiene en el Trabajo, consistentes en la inspección ocular de la zona afectada y la toma de muestras.

 

A falta de los resultados de éstas últimas, lo que sí pudieron constatar los 'inspectores' en las instalaciones de la Avenida de Madrid es que tanto la antigua nave de producción como la destinada a almacén parecían encontrarse construidas con placas de uralita viejas, además de algunos aislantes y placas de las paredes de las antiguas oficinas.