El presidente de Parqueolid, sin capacidad de ocupar el banquillo por su deterioro cognitivo

TRIBUNA

La vista se ha desarrollado a puerta cerrada porque, como así ha explicado el propio juez, se trataba de una cuestión que afectaba a la intimidad del encausado.

Los distintos peritos designados para determinar si el presidente de Parqueolid, Luis María García Clérigo, es o no imputable coinciden en que el deterioro cognitivo que presenta el promotor inmobiliario le imposibilita ser objeto de enjuiciamiento por el delito de fraude fiscal por importe de 430.000 euros que, presuntamente, habría cometido a través de la sociedad Hotel San Pablo, titular del Colegio de El Salvador.

 

Su estado mental ha sido precisamente objeto de una comparecencia celebrada esta mañana en el Juzgado de lo Penal número 3 de Valladolid, con presencia del aludido, en la que el Ministerio Fiscal, el Abogado del Estado y las defensas del promotor y del resto de acusados han interrogado a los peritos, dos de ellos médicos forenses de los juzgados y otros dos designados por la familia del constructor, sobre los distintos informes emitidos al respecto.

 

La vista se ha desarrollado a puerta cerrada porque, como así ha explicado el propio juez, se trataba de una cuestión que afectaba a la intimidad del encausado.

 

El dictamen, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas, es prácticamente coincidente: el máximo responsable de Parqueolid padece un deterioro cognitivo severo como consecuencia de un ictus sufrido en 2007 y agravado por un accidente de circulación posterior -octubre de 2014- que le produjo una hemorragia cerebral, lo que le habría ocasionado una demencia progresiva que, según entienden, le incapacita para ser sometido a juicio debido a su imposibilidad de comprender las preguntas que se le pudieran formular y de responder a las mismas con coherencia.

 

Aunque tan sólo uno de los expertos, forense de los juzgados, mantenía una ligera discrepancia, finalmente ha precisado que la última vez que examinó al procesado fue en julio de 2015 y por ello no ha descartado que desde entonces haya podido sufrir un empeoramiento en su estado mental.

 

A pesar de los informes, tanto la representante del Ministerio Fiscal como el Abogado del Estado -representa a la Agencia Tributaria- entienden que el acusado, aún con ciertas limitaciones, es apto para someterse a juicio, mientras que el resto de las defensas han abogado por el archivo del procedimiento respecto de García Clérigo.

 

Será ahora el titular de Penal 3 el encargado de decidir si el presidente de Parqueolid deberá o no compartir banquillo con el resto de los acusados, José Martín Giraldo y Fernando Mínguez Beltrán, administradores mancomunados, junto al primero, de Hotel San Pablo, así como contra el administrador de Soincom, José Manuel Castro Piedrafita. El juicio se celebraría en el Juzgado de lo Penal 2.