Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El presidente de Parqueolid, acusado de fraude fiscal, asegura no recordar y alega deterioro cognitivo

El imputado, durante la primera jornada del juicio, ha insistido en su total desconocimiento de las relaciones comerciales que entre 2004 y 2005 mantuvo con el también acusado José Manuel Castro.

El presidente de Parqueolid Promociones S.A, Luis María García Clérigo, acusado de un delito de fraude fiscal presuntamente cometido en 2006 por importe de más de 223.000 euros, ha asegurado no recordar ningún detalle de las distintas operaciones bajo sospecha tras alegar que padece un importante deterioro cognitivo.

 

Pese a aceptar las preguntas de las distinta partes personadas en la causa, el imputado, durante la primera jornada del juicio iniciada en el Juzgado de lo Penal número 4 y que proseguirá este viernes, ha insistido en su total desconocimiento de las relaciones comerciales que entre 2004 y 2005 mantuvo con el también acusado José Manuel Castro Piedrafita, administrador de Soincom Ingeniería S.L y quien, supuestamente, se habría concertado con el primero, según las acusaciones, para simular servicios de intermediación inmobiliaria prestados al primero al que giraba facturas de elevados importes con el único propósito de García Clérigo de repercutirlos en la declaración del Impuesto de Sociedades a los efectos de la desgravación correspondiente.

 

Al margen del testimonio de García Clérigo, cuyo letrado ya pidió anteriormente, sin éxito, la suspensión del juicio contra éste al considerarlo inimputable, dado el deterioro mental que sufre a causa de un ictus y un posterior traumatismo craneoencefálico producto de un accidente, su compañero de banquillo, José Manuel Castro Piedrafita, ha mantenido su inocencia y ha defendido la existencia de los servicios prestados a Parqueolid.

 

En concreto, el administrador de Soincom, según informan a Europa Press fuentes jurídicas, mantiene que actuó como intermediador para la promotora vallisoletana en la compra de un solar en el polígono residencial Vistamar, en Estepona (Málaga), que fue adquirido a Promosalde y Urbanizadora XXI y también en la posterior venta del terreno a la sevillana Sermansur, así como en otras operaciones que tuvieron por escenario las localidades vallisoletanas de Villanubla y Arroyo.

 

Fuentes próximas a Parqueolid han expresado su sorpresa de que la acusación se dirija contra Piedrafita alegando la percepción por parte de éste de elevados honorarios, cuando recuerdan que era la época de la 'burbuja inmobiliaria', así como por el hecho de que no se haya sentado también en el banquillo a otros intermediarios que intervinieron y que cobraron emolumentos similares o más elevados, alguno de ellos de hasta 2,5 millones de euros.

 

El responsable de Soincom parecía haberse convertido en la principal prueba incriminatoria contra el presidente de Parqueolid, al haber suscrito hace meses con el fiscal y la Abogacía del Estado un acuerdo en virtud del cual reconocía su culpa y la de su 'empresa facturera' y asumía una condena de seis años de cárcel, multas por importe de 3.798.448 euros y el abono conjunto y solidario, junto con su compañero de banquillo, de indemnizaciones a la Hacienda Pública de 4.792.249 euros.

 

Sin embargo, el hasta entonces autor confeso rompió más tarde el citado acuerdo, alegando que había sido mal asesorado por su anterior letrado de oficio, y se presenta ahora como una persona inocente. Para Castro Piedrafita y el presidente de Parqueolid el abogado del Estado solicita, provisionalmente, penas de doce años de prisión, mientras que el Ministerio Fiscal imputa al segundo de ellos un delito de fraude fiscal y solicita ahora una condena de tres años.