El presidente de las Cofradías, optimista con la predicción metereológica para el Vía Crucis en la Plaza Mayor

Nuestro Padre Jesús Nazareno, en una imagen en la Plaza Mayor, también participará en el Vía Crucis.

Catorce conjuntos escultóricos servirán como meditaciones para un rezo colectivo en la Plaza Mayor de Valladolid que presidirá el arzobispo monseñor Ricardo Blázquez.

El arzobispado de Valladolid y la Junta de Cofradías de la capital vallisoletana celebra el sábado un Vía Crucis extraordinario con motivo del Año de la Fe en la Plaza Mayor de la ciudad a las 19 horas, con la participación de catorce conjuntos escultóricos de las 19 cofradías que componen la Pasión vallisoletana.

 

A estas horas, organizadores y participantes miran al cielo. A pesar de la ola de frío y de las intensas lluvias de las últimas horas, parece ser que las previsiones para el sábado a las 18 horas no son demasiado negativas y el aguacero remitirá al medio día. Así lo ha confirmado el máximo responsable de las cofradías vallisoletanas, José Miguel Román, quien no obstante avanza que si la lluvia hiciera acto de presencia o hubiera “amenaza”, el Vía Crucis, ya sin pasos procesionales, se trasladaría al interior de la catedral metropolitana.

 

Entre las 17.30 y las 18 horas irán saliendo de sus respectivos templos los catorce conjuntos escultóricos que darán vida a las catorce meditaciones que se recorrerán durante el rezo, presidido por el arzobispo de Valladolid, monseñor Ricardo Blázquez. Los pasos entrarán a la Plaza Mayor, según José Miguel Román por las calles Ferrari, Jesús y Pasión y se irán situando alrededor de los soportales de la plaza. La imagen del Cristo de la Fe, perteneciente a la Cofradía Penitencial del Santísimo Cristo Despojado irá recorriendo las catorce estaciones, en un acto que tendrá una duración aproximada de 90 minutos.

 

Para el presidente de la Junta de Semana Santa de Valladolid, José Miguel Román, esta será una oportunidad “única” de ver “a hombros conjuntos como el Cristo de los Artilleros o el Ecce Homo o composiciones como el Cristo de los Carboneros con los dos ladrones de las Siete Palabras, algo que no se puede contemplar en Semana Santa”.

 

Asimismo, Román cree que este Vía Crucis promovido por el Año de la Fe será un “homenaje al Papa Benedicto XVI días antes de dejar su Pontificado” y anima a cofrades y fieles a participar en el acto religioso “a pesar del frío”, esperando que tenga “buena acogida”.

 

CATORCE PASOS EN LA CALLE:

 

Los catorce pasos elegidos para convertirse en las catorce meditaciones son los siguientes: Sagrada Cena (Juan Guraya Urrutia, 1946; Cofradía Penitencial y Sacramental de la Sagrada Cena), El Prendimiento (Miguel Ángel Tapia, 1995; Cofradía Penitencial de la Oración del Huerto y San Pascual Bailón), Santo Cristo de la Humildad (José Antonio Hernández, 2004; Hermandad Penitencial de Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna); Nuestro Padre Jesús Flagelado (Escuela Castellana, h. 1650; Cofradía Penitencial de la Sagrada Pasión de Cristo); Ecce Homo (Gregorio Fernández, h. 1620; Hermandad del Santo Cristo de los Artilleros junto con la Penitencial de la Santa Vera Cruz).

 

Nuestro Padre Jesús Nazareno (Escuela Castellana, antes de 1662; Cofradía Penitencial de Nuestro Padre Jesús Nazareno), Santísimo Cristo de la Exaltación (Francisco Fernández Enríquez e hijo, 1999; Cofradía de la Exaltación de la Cruz y Nuestra Señora de los Dolores), Santo Cristo de los Carboneros (Francisco del Rincón, S. XVII) junto a los dos ladrones del paso En tus manos encomiendo mi Espíritu (Copia de escayola, 1965, de los de Gregorio Fernández, 1617; Cofradía de las Siete Palabras junto con la Ilustre Penitencial de Nuestra Señora de las Angustias).

 

El Monte Calvario (Pedro de la Sierra, h. 1638, Cofradía de El Descendimiento y Santo Cristo de la Buena Muerte), Santo Cristo de la Preciosa Sangre (Lázaro Gumiel, 1953; Venerable Cofradía de la Preciosísima Sangre junto con la hermandad universitaria del Santísimo Cristo de la Luz).

 

La Quinta Angustia (Gregorio Fernández, h. 1625; Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad), Cristo Yacente (Gregorio Fernández, 1631-1636; Cofradía del Santo Entierro junto a la del Santo Sepulcro y del Cristo del Consuelo), La Santa Cruz (Anónimo, fines s. XIX; Cofradía de la Orden Franciscana Seglar), Nuestro Padre Jesús Resucitado (Ricardo Flecha, 1994; Cofradía de Nuestro Padre Jesús Resucitado, María Santísima de la Alegría y las Lágrimas de San Pedro).