El precio del agua varía hasta un 354,4% según la ciudad: Valladolid, la más barata y Murcia la más cara

El precio del agua varía hasta en un 354,4 por ciento según la ciudad donde se viva, lo que representa una diferencia al año en la factura de hasta 409,08 euros (más IVA), según un análisis de Facua-Consumidores en Acción, que señala que la ciudad con el agua más barata es Valladolid, mientras que Murcia es la más cara.
VALLADOLID/MADRID, 31 (EUROPA PRESS)



La organización reclama que se apliquen tarifas progresivas, que tengan en cuenta el número de habitantes del inmueble y que penalicen sus consumos excesivos.

Así, estas diferencias suponen que un murciano paga al año 409,08 euros (más IVA) más que un vallisoletano para un consumo de 10 metros cúbicos con un contador de 15 litros por metro cuadrado, cánones y recargos incluidos (sin contemplar alquiler y mantenimiento de contadores).

El análisis, que se ha realizado en 28 ciudades españolas, revela que las tarifas para las familias que consumen diez metros cúbicos al mes han subido desde noviembre de 2011 casi un cinco por ciento.

Con los contadores de 13 litros por metro cuadrado y un consumo de 10 metros cúbicos, los importes más elevados son los de Murcia 27,36 euros; Cádiz, 21,22 euros y Palma de Mallorca, 20,37 euros. En el otro extremo se encuentra Valladolid, que independientemente de si el calibre del contador es de 13 o 15 litros por metro cuadrado, su coste es de 9,62 euros.

En el caso de contadores de 15mm y consumo de 10m3, los precios más caros se abonan en Alicante 43,71 euros; Murcia, 33,50 euros; Córdoba, 23,63 euros y Santa Cruz de Tenerife, 23,12 euros.

Concretamente, si se toma como referencia un consumo de diez metros cúbicos de agua con contador de 13 litros por metro cuadrado, el importe medio es de 15,66 euros más IVA, mientras que se utiliza un contador de 15 litros por metro cuadrado, éste asciende a 17,38 litros por metro cuadrado (más IVA), sin tener en cuenta el coste por alquiler o mantenimiento de los contadores.

LAS TARIFAS SUBEN UN 5%

De este modo, FACUA expone que las tarifas, con cánones y recargos, para las familias que consumen 10 metros cúbicos mensuales, han subido desde el anterior estudio, una media del 4,9 por ciento si se tienen contadores de calibre de 13 litros por metro cuadrado y del 4,8 por ciento para los de contadores de 15 litros por metro cuadrado.

Pese a que tiene uno de los precios más bajos, tomando como referencia un consumo de 10 metros cúbicos mensuales y un contador de 13 litros por metro cuadrado, Valladolid es la ciudad donde más ha subido el precio del agua para consumos domésticos, ya que la factura se incrementa un 20,9 por ciento. A esta le siguen Santander, con un aumento del 15,5 por ciento en la tarifa; Logroño y Ciudad Real, con una subida del 10,2 por ciento.

Para la organización de consumidores, el concepto de ahorro o despilfarro no puede desvincularse del número de residentes de la vivienda. Por ello propone que se avance en la aplicación de tarifas progresivas que penalicen los consumos por encima de determinadas cantidades pero facturando en función de los habitantes en la vivienda.

En la actualidad, únicamente Sevilla cuenta con tarifas vinculadas al número de personas que residen en la misma, mientras que La Coruña aplica tarifas distintas a partir de cuatro o más miembros en el núcleo familiar.

Asimismo, en 19 municipios se tiene en cuenta si los titulares del suministro conforman una familia o vivienda numerosa para aplicar tarifas más reducidas en las viviendas donde residen más de tres personas.

FACUA considera necesario establecer bonificaciones para donde convivan más de tres miembros y no se considere familia numerosa. Estos núcleos familiares podrían estar pagando el metro cúbico como si estuvieran derrochando agua cuando en realidad pudieran estar realizando un consumo racional del agua.

Asimismo, exige a los ayuntamientos y entidades gestoras la participación de las asociaciones de consumidores en el diseño de tarifas así como formar parte de los Consejos de Administración de las grandes empresas gestoras.

Igualmente pide una norma que clarifique el precio del agua y los conceptos que se puedan repercutir a los usuarios por el sector, trabajando por un modelo lo más claro posible. También reivindica que las empresas dispongan de teléfonos gratuitos y oficinas para la atención de los usuarios y que se adhieran a procedimientos de resolución extrajudicial de conflictos como el Sistema Arbitral de Consumo.