El precio de la luz: ¿sube, baja... o todo lo contrario?

Los cambios regulatorios generan confusión sobre los precios de la luz e incluso el Gobierno y el INE discrepan sobre si subió o bajó en 2014. La factura dependerá ahora de cómo se comporte el mercado eléctrico en los dos meses de facturación y será voluble.

El año ha comenzado con una nueva controversia acerca de los precios de la luz. ¿Sube o baja el recibo? La pregunta no es nueva, dada la complejidad y los cambios regulatorios en el sector, pero ahora llega por partida doble. No solo hay distintas versiones acerca de lo que está pasando en los primeros días del año, sino también acerca de lo ocurrido en 2014.

 

El nuevo sistema de precios recoge las fluctuaciones en un mercado eléctrico que se caracteriza por ser muy volátil. Por este motivo, hay que restar dramatismo a los vaivenes que se produzcan en un periodo corto de tiempo. El viento y las lluvias, y la consecuente entrada de mayor producción eólica o hidráulica, pueden ser suficientes para hundir los precios de este mercado.

 

La primera quincena de enero se ha caracterizado por lo contrario: ha habido menos viento y lluvia y, con ello, una subida de precios. La media ha sido de 55,66 euros por megavatio hora (MWh), un 17% superior a la última quincena de 2014 y un 61% superior a la primera quincena de 2014, caracterizada por una cantidad de viento y lluvia excepcionalmente alta.

 

Según la calculadora Lumios de Red Eléctrica de España (REE), el "consumidor medio" de Industria ha pagado esta primera quincena 21,71 euros por el coste de la energía (0,044 euros por kilovatio hora) y por  el coste de la electricidad (0,09 euros por kilovatio hora), a lo que  hay que sumar 6,9 euros por el término fijo de potencia, que se aplica en función de los kilovatios contratados. En total, 28,61 euros.

 

En la última quincena de diciembre, según la misma aplicación, pagó un total de 26,12 euros entre peajes (0,044) y coste de electricidad (0,077), así como 6,5 euros por el término de potencia. 26,12 euros en total. Según estos cálculos, la luz sí ha subido.

 

 

2014, UN AÑO DE CAMBIOS

 

Sobre el conjunto de 2014, el Instituto Nacional de Estadística  (INE) y el Ministerio de Industria ofrecen resultados muy distintos. El primero calcula una subida del 4,4%, mientras que el segundo habla de una bajada del 5%. Entre medias, más de nueve puntos porcentuales de desconcierto que Industria ha tratado de explicar en un comunicado.

 

Como es normal, 2014 no fue un año corriente en el sector eléctrico. La subasta eléctrica para fijar el coste de la energía a partir de enero, celebrada en diciembre de 2013, se cerró con una subida del 11% en el recibo final e hizo saltar por los aires un mecanismo de revisión de la tarifa que llevaba en vigor desde 2009Para evitar una fuerte subida, el Gobierno eliminó estas subastas, fijó un precio provisional del kilovatio hora y lanzó un nuevo mecanismo de revisión de precios. La subida o bajada de la tarifa ya no se conoce de antemano, sino a posteriori, en función de lo que haya hecho el mercado eléctrico en los dos meses de facturación. A los contadores digitales y con telegestión se les empezará a facturar, desde abril de 2015, hora a hora.

 

 

LAS DIFERENCIAS ENTRE INDUSTRIA Y EL INE

 

El nuevo mecanismo se puso en marcha a mediados de 2014 y, como el mercado había registrado precios especialmente bajos hasta ese momento, gracias a la gran cantidad de viento y lluvia, el precio provisional que se había fijado en enero resultó ser muy elevado. Hubo que hacer una refacturación y devolver a los consumidores el dinero cobrado de más, y es en este punto en el que surgen las diferencias entre el INE e Industria.

 

El Gobierno argumenta que el INE no contabilizó el efecto de la  refacturación hasta que llegó junio, mes en el que se abonó el dinero a través de un descuento en la factura, y que en ese momento hizo una simulación del efecto de esa medida desde enero. El resultado es un descenso del 0,6% sobre la tasa media en el conjunto del año. Industria calcula, en cambio, que el efecto de la bajada es del 1,2% a lo largo del año.

 

El otro punto de discrepancia entre Industria y el INE es que la primera hace sus cálculos a partir de lo que considera un "consumidor medio", que representa "la familia media más frecuente en España". El INE incluye por su parte otros grupos, como viviendas vacías o segundas viviendas.

 

 

ENTONCES, ¿SUBIÓ O BAJÓ EN 2014?

 

Pues todo lo contrario. Quien entre en la categoría de "consumidor medio" a la que alude Industria puede albergar más esperanzas de bajadas. Su perfil no aparece detallado en el comunicado de esta semana, pero hace ya casi un año Industria sí definió a este consumidor como una familia con dos hijos, con 4,4 kilovatios (kW) de potencia y 3.900 kilovatios hora (kWh) de consumo al año.

 

Eso sí, el INE también se ha ganado cierta autoridad para anunciar subidas como la del 4,4% que dice haber detectado en 2014. Hace un año, el ministro de Industria, José Manuel Soria, aludía a este organismo para defender que la luz había bajado un 3,7% en 2013. ¿Tiene ahora  menos legitimidad la misma fuente?