El PP Valladolid propone apartar a Victoria Soto hasta aclarar el uso de las tarjetas

José Antonio Martínez Bermejo y Jesús Enriquez. A.MINGUEZA

El grupo político sugiere que la concejal de Educación quede fuera de su área hasta que se aclare lo sucedido con el presunto uso indebido de las tarjetas de UGT.

Al Partido Popular de Valladolid no le parece “agradable” hablar sobre el tema de la concejal de Educación, María Victoria Soto, en el que presuntamente ha utilizado de forma indebida unas tarjetas de UGT para su propio interés. Pero tampoco le resulta ético, por lo que en la mañana de este miércoles su presidente, José Antonio Martínez Bermejo, y  su portavoz, Jesús Enríquez convocaron una rueda de prensa con el fin de que el PSOE tome medidas con su edil.

 

Martínez Bermejo considera que hubo “muchas faltas a la verdad” en las explicaciones que dieron el alcalde Óscar Puente y Soto para intentar aclarar lo sucedido y es “gravísimo”. “Presuntamente, se ha mentido en el pleno, añade. Opina que “el volumen de contradicciones” es alto y no cree que hubiera “desconocimiento” entre ambos cargos del PSOE.

 

Tampoco les suena bien la teoría del despiste de la edil, puesto que “en uno de los resguardos dice que parte de una compra se paga con una tarjeta de chip y pin y otra con una de firma”. Por ello, consideran necesaria una explicación a todas las incógnitas que existen alrededor del caso y solicitan que la dé Puente. “Ella no ha querido, no ha sabido o no ha podido contestar”, señala.

 

Aunque es cierto que Soto devolvió parte del dinero que presuntamente utilizó para sus compras personales, pero también hay un ingreso de 379’78 euros el pasado 14 de marzo que “no refleja ninguno de los hipotéticos débitos”.

 

Pero el PP no solo critica el silencio desde el gobierno, sino que se ha animado a proponer una solución para alejar un poco el foco del Ayuntamiento de Valladolid. La idea es “apartar temporalmente a Soto de las responsabilidades del área” porque este es “ejemplar”.

 

Respecto a esto, Enríquez aclara que defienden “la presunción de inocencia”. “No estamos pidiendo que se la cese y abandone el escaño, pero todo debe aclararse minuciosamente”, apunta. El portavoz también asegura que les “sorprende el silencio” de los grupos que acompañan al gobierno. “Esperemos que no sea cómplice”, concluye.