El PP Valladolid pide a Puente que cumpla los compromisos adquiridos con los industriales del Val

José Antonio Martínez Bermejo charla con Óscar Puente el día de su toma de posesión. A. MINGUEZA

El Grupo Popular denuncia que "se había comprometido que la Calle Sandoval sería accesible al vehículo privado para clientes, y ahora se les cierra la calle".

El Grupo Popular de Valladolid denuncia el desconcierto creado por el tripartito sobre el nuevo Mercado del Val, y le pide a Puente que cumpla con los compromisos adquiridos con los industriales y que, según lo que ha trascendido de la reunión mantenida el pasado jueves, están en cuestión.

 

Uno de esos compromisos pasa por vincular la calle de Sandoval al funcionamiento del Mercado del Val, permitiendo la entrada de vehículos particulares de los clientes del propio mercado, ordenando debidamente la carga y descarga y las condiciones de acceso y permanencia de los coches.

 

"No hacerlo supondría limitar la afluencia de compradores al recinto y el incremento de costes para ofrecer soluciones alternativas, para que los clientes pudieran aparcar en el entorno como la habilitación de servicios de entrega de compras a distancia, por ejemplo", argumenta el PP.

 

Si a esta incertidumbre se le añade el propósito del tripartito de eliminar plazas de aparcamiento de rotación en los estacionamientos del centro, las perspectivas de los industriales sobre sus ventas "caerían en picado y perjudicaría igualmente al comercio de proximidad".

 

"Los que desde la oposición pusieron todas las pegas del mundo al aparcamiento subterráneo bajo el Mercado del Val y obstaculizaron el traslado de su actividad a los Jardines de Poniente, deben dar ahora soluciones y cumplir, al menos, los compromisos adquiridos", señalan.

 

Los populares demandan soluciones urgentes para dar seguridad a los industriales sobre las expectativas de sus negocios y reclaman "que se fije, cuanto antes, una fecha cierta para la reapertura del nuevo mercado, que acumula ya diversos retrasos y fechas incumplidas".

 

"No tiene sentido invertir 12 millones de euros en remodelar un mercado si luego no se puede acceder a él con facilidad, más aún cuando se trata de un equipamiento que genera atracción hacia el centro y que debe beneficiar también, al comercio de proximidad, a la hostelería y a todo el sector servicios", concluyen.

Noticias relacionadas