El PP teme pactos y propone que gobierne la lista más votada en las elecciones

Rajoy preside el Consejo de Ministros para recurrir la resolución

Los populares también tienen en menta la reducción de la campaña electoral y reducri así los costes de la misma.

El PP propone en su programa electoral el "respeto de la costumbre constitucional" de que sólo formará gobierno la candidatura más votada en las elecciones generales, en un momento en que los pactos postelectorales podrían impedir a Mariano Rajoy seguir en La Moncloa después de los comicios del 20 de diciembre.

  

Además, el PP no considera necesaria una reforma de la Constitución y ciñe las modificaciones al ámbito institucional, en cuestiones como la reforma del Congreso o del Senado. Se trata de promesas que Rajoy ya incluyó en su oferta electoral de 2011 pero que finalmente no ha llevado a cabo en esta legislatura.

  

Asimismo, y en medio del desafío independentista abierto en Cataluña, el PP hace hincapié en su programa en la defensa de la unidad de España. "El PP garantiza, y garantizará siempre, que ni España ni la soberanía nacional van a ser troceadas. Aplicaremos todos los recursos y todos los mecanismos que la Constitución nos habilita para plantar cara a los que quieren que una parte de España deje de serlo", proclama, para añadir que Mariano Rajoy está "decidido a hacer valer los principios democráticos".

  

En este punto, el PP reafirma su compromiso con la Carta Magna. "La Constitución es de todos, y no vamos a aceptar que se cuestione su vigencia, sin ningún fundamento", enfatiza, para añadir que las reformas que España necesita deben afrontarse con lealtad institucional sin necesidad de "rectificar el número de las decisiones fundamentales adoptadas en el 78".

 

MEDIDAS PARA MEJORAR LA CALIDAD DE LA DEMOCRACIA

  

En este capítulo dedicado a la unidad de España y la Carta Magna, el PP incluye un total de 29 medidas centradas sobre todo en "profundizar", según explica, en la calidad de la democracia.

 

- Seguir defendiendo el Estado de las Autonomías, la "mejor fórmula de articular unidad y diversidad". "Nos oponemos a las tentativas de dividir porque así defendemos un legado, un presente y, sobre todo, un futuro, que deseamos limpio de tensiones y enfrentamientos", asegura.

 

- El PP promete garantizar una oferta de servicios públicos esenciales igual para todos los españoles y establecer un marco de financiación "estable y suficiente" para que todas las comunidades puedan disponer de esa oferta básica común.

 

- Incorporar a la Ley que regula el uso de la bandera y otros símbolos las previsiones y mecanismos jurídicos que garanticen su estricto cumplimiento.

 

- Potenciar la Conferencia de Presidentes como instrumento de cooperación horizontal para mejorar las relaciones entre Estado y comunidades autónomas.

 

- El PP "se compromete al respeto de la costumbre constitucional de que solo formará gobierno la candidatura más votada en España".

 

- Además, y como prometió en 2011, promoverá una reforma de la Ley Electoral para que gobierne la lista más votada en el ámbito municipal. Según añade, una nueva regulación de las elecciones locales debería establecer una prima de gobernabilidad a aquellos partidos que hayan ganado claramente las elecciones con una distancia considerable de la segunda fuerza para asegurar que las opciones de Gobierno responden fielmente a la voluntad de los ciudadanos. En caso de no existir mayoría absoluta ni una distancia considerable respecto a otros partidos se propondrá un sistema de doble vuelta. El Grupo Popular propuso en julio pasado una subcomisión para tratar la reforma de la Ley Electoral que no apenas ha registrado avances con la disolución de las Cortes.

 

- Reducir la duración de la campaña y, con ello, los gastos electorales.

 

- Favorecer la participación electoral de los españoles residentes en el exterior (voto CERA) "mejorando el procedimiento actual".

 

- Reforma del Reglamento del Congreso para que sea "más cercano" y que haya "mejores mecanismos para que los ciudadanos puedan sentirse representados", aunque el PP no concreta. Sí que mejora la transparencia de la actividad con "una nueva web" de la Cámara Baja que haga más sencilla la búsqueda de información. Para que sea "más participativo", plantea la posibilidad de que los ciudadanos impulsen el debate de proposiciones no de ley en las comisiones parlamentarias.

 

- En la reforma del Congreso también promete introducir nuevos elementos para "una mayor rendición de cuentas que evalúe los compromisos de los gobiernos y su acción política", pero no precisa.

 

- En esa reforma del Reglamento del Congreso también defiende aplicar el principio de proporcionalidad en la distribución de los tiempos y agilizar los debates; mejorar el procedimiento de elaboración de leyes; potenciar el debate técnico en comisión; o más implicación de los ciudadanos en las tramitaciones de las iniciativas, haciendo llegar sus sugerencias a través de páginas web.

 

- En cuanto al Senado, el PP promete buscar consensos para "avanzar en su configuración como un auténtico foro principal para debate de grandes cuestiones de naturaleza territorial". "Fortaleceremos la posición del Senado en la elaboración y aprobación de aquellas iniciativas legislativas que presenten una especial incidencia autonómica", dice, para añadir que el PP quiere una Cámara Alta "renovada, capaz de canalizar el dinamismo" de la realidad autonómica española.

 

- Potenciar la Iniciativa Legislativa Popular para facilitar su presentación y tramitación; reformular el derecho de petición hacia un modelo más cercano a la 'pregunta ciudadana'; impulsar la consulta electrónica a los ciudadanos cuando un anteproyecto de ley se someta a información pública a los sectores afectado.