El PP plantea en el Congreso que se implique a los profesionales sanitarios en la detección de la violencia de género

Día Internacional contra la violencia de género
El PP ha planteado en el Congreso que se implique a los profesionales sanitarios en la detección precoz de la violencia de género, así como la valoración, la actuación y el seguimiento de la violencia de género.
MADRID, 8 (EUROPA PRESS)



Se trata de una proposición no de ley, recogida por Europa Press, ha sido registrada para su debate y votación en la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso, y en ella los 'populares' quieren también que se impulsen mejoras desde las pautas de actuación establecidas en el Protocolo Común para la Actuación Sanitaria ante la Violencia de Género 2012, desde la coordinación con los colectivos de mujeres afectadas, los colegios profesionales y las sociedades científicas.

El Protocolo Común para la Actuación Sanitaria ante la Violencia de Género se aprobó por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud el 20 de diciembre de 2012 con el fin de ofrecer una atención integral (física, mental y emocional) a las mujeres maltratadas.

Según esgrime el PP, el Colegio de Médicos de Barcelona (COMB) ha hecho público 'El abordaje médico de la violencia hacia las mujeres y sus hijos e hijas', un informe en el que califica el maltrato doméstico como "un problema sanitario", dados los daños que provoca tanto en la salud física, como en la psíquica y la sexual de las mujeres afectadas y sus hijos e hijas en el corto y el medio plazo.

De acuerdo con el COMB, el PP defiende que las lesiones físicas se manifiestan principalmente en forma de trastornos funcionales y traumatismos. "Los daños psicológicos se traducen en depresiones, ansiedad, trastornos de la conducta alimentaria y dependencia de sustancias como el alcohol y los psicofármacos, que en ocasiones dan lugar a adicciones en las personas afectadas", detallan los 'populares'.

En cuanto al deterioro en la salud sexual y reproductiva, el PP señala que el COMB hace referencia a las enfermedades de transmisión sexual, las gestaciones no deseadas y las interrupciones voluntarias del embarazo como perjuicios más habituales.

En palabras del COMB, cita igualmente que el documento explica que la violencia doméstica afecta a mujeres de todas las edades, niveles económicos y educativos, que los comportamientos hostiles y violentos del agresor son identificables en las consultas, y que el informe médico de las víctimas adquiere gran relevancia desde la perspectiva legal.

"De ahí la importancia que tiene una actitud proactiva de los facultativos en la detección de la violencia de género, incluyendo preguntas orientadas a la localización de este problema en la anamnesis de la historia clínica", reseña el PP.

EL 40% DE SUICIDIOS, RELACIONADO CON VIOLENCIA DE GÉNERO

Es más, sostiene que el COMB expone también que las secuelas de la violencia machista persisten durante años una vez finalizado el maltrato, indicando así que, entre el 20 y el 40 por ciento de los suicidios en la población femenina están directamente relacionados con la violencia de género.

Además, subraya que los menores suelen ser espectadores silenciosos del maltrato machista y entre el 30 y el 60 por ciento de los hijos de mujeres maltratadas sufren abusos al mismo tiempo que lo hacen sus madres.

Finalmente, el PP destaca que en España, en 2011, el 10,9 por ciento de las mujeres reconoció haber sufrido malos tratos en alguna ocasión, y según datos del Ministerio de Sanidad, el 3 por ciento admitía estar siendo maltratada.