Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

El PP 'esconde' a Fernando Rodríguez y se niega a investigar los 'papeles' de la financiación ilegal

El concejal da la callada por respuesta a la moción socialista para que se investigue el caso de los 'papeles' del PP salmantino. Enrique Cabero sienta posición ante Fernández Mañueco y Rodríguez: "Si el responsable fuera quien les habla, ya habría presentado su dimisión".

El PP en el Ayuntamiento de Salamanca ha rechazado este martes una moción del grupo socialista para que se investigue el caso de los 'papeles' del PP salmantino, un documento publicado por 'El País' hace unos días y que pone en evidencia un posible caso de financiación ilegal en la campaña de las municipales de 1999. Y lo ha hecho con el silencio de los dos principales responsables, presentes en el salón de plenos hoy y que dirigían aquella campaña de los 'populares' en la provincia: Fernando Rodríguez como responsable de acción electoral y Alfonso Fernández Mañueco como secretario provincial. Un silencio flagrante en el caso de Rodríguez, portavoz del grupo popular y que suele tomar la palabra en estas cuestiones, pero que para esta cuestión ha dejado el 'honor' a otro concejal, Carlos García Carbayo.

 

El grupo socialista llevaba hoy a pleno la moción anunciada hace unos días, cuando salió a la luz la existencia de un documento con anotaciones a mano de Fernando Rodríguez en el que se reflejaban pagos de empresas al PP para pagar los gastos de la campaña de las municipales en 1999. El portavoz socialista, Enrique Cabero, ha exigido de nuevo explicaciones y que se aclare "de manera total y absoluta" un asunto que los socialistas consideran muy grave. En concreto, por la relación que se desprende entre hacer aportaciones al PP y conseguir contratos de la administración. Y por el hecho de que temen esta vinculación se ha mantenido en el tiempo y ha afectado a varios procesos electorales, algo que afectaría al resultado de los mismos.

 

Por este motivo, Cabero ha fijado posición y de manera implícita ha pedido la dimisión de Fernando Rodríguez y Alfonso Fernández Mañueco, responsable de campaña y secretario provincial en 1999, el año al que corresponde el documento. "Si el responsable fuera quien habla ya habría presentado su dimisión", ha dicho.

 

 

RODRÍGUEZ CALLA EN EL TURNO DE RÉPLICA

 

La sorpresa ha llegado en el turno de réplica. Se esperaba que Fernando Rodríguez, directamente aludido y protagonista central de la polémica, tomara la palabra; así le corresponde como portavoz del equipo de Gobierno y ese suele ser el modus operandi de su grupo. Pero en el momento de intervenir ha tomado el micrófono el teniente de alcalde y concejal de urbanismo, Carlos García Carbayo. El motivo, que el PP ha enfocado esta cuestión como un problema de contratación, que es una de sus áreas. De este modo, Rodríguez sigue sin haber dado explicaciones públicas sobre este asunto a pesar de que no ha negado su veracidad.

 

El hecho de que el asunto esté ya en la justicia tras denunciarlo el PSOE salmantino ante la Fiscalía; que las empresas aludidas en los 'papeles' iniciaron su relación con el ayuntamiento años atrás, con el alcalde socialista Jesús Málaga; y que se cumplen todos los requisitos en los trámites de contratación han sido los argumentos utilizados por García Carbayo, que ha terminado con dos cita: por un lado, la nota de prensa que envió el PP en su día negando el asunto y, por otro, la frase recientemente dicha por Mañueco sobre la manera de conseguir el cariño de los ciudadanos y los votos.

 

En su segundo turno de palabra, Cabero ha pedido al PP que no centre el asunto en un mero problema de contratación, algo de lo que se puede hablar largo y tendido. Y ha negado que el hecho de que el asunto esté en la Fiscalía impida aclarar las responsabilidades políticas del caso. Nada que impidiera el voto en contra del grupo popular, que con su mayoría ha dicho 'no' a la comisión de investigación en contra de las declaraciones de transparencia de las que ha hecho gala últimamente.