El PP denuncia posibles irregularidades en el contrato de señalización de calles de Valladolid...

José Antonio Martínez Bermejo y Jesús Enriquez, del PP, durante la rueda de prensa. A.MINGUEZA

Jesús Enríquez y José Antonio Martínez Bermejo aseguran que se pagó un sobrecoste de un 20%, que supone 8.160 euros más de lo estipulado inicialmente.

Lío a la vista en uno de los contratos de señalización de calles de Valladolid, tal y como ha denunciado en la mañana de este lunes el Grupo Municipal del Partido Popular. Según han hecho público el presidente, José Antonio Martínez Bermejo, y el portavoz, Jesús Enríquez, el Ayuntamiento habría incurrido en un pago ‘extra’ de 8.160 euros después de retrasar el pago de un contrato.

 

¿Y cómo fue exactamente? El Partido Popular asegura que antes de su salida de la Alcaldía dejó atado el mencionado contrato de señalización con la empresa API en previsión de las muchas calles que se iban a asfaltar en verano, ya que estas una vez terminados los trabajos tendrían que pintarse con las correspondientes líneas. El nuevo equipo de Gobierno, tras su entrada, decidió echarlo para atrás... para después concertarlo nuevamente por medio de un contrato de emergencia, con el pago extra de 18.600 euros.

 

Esto hizo sospechar al PP, que a través de la Comisión Especial de Seguimiento, Vigilancia y Control de la Contratación decidió tirar del cable y preguntar al nuevo Gobierno. Manuel Saravia, concejal de Urbanismo y teniente de alcalde, dio en respuesta un reconocimiento de que se había pagado ese dinero de más, siempre según dicen los populares.

 

¿Por qué suspendió el Gobierno de Óscar Puente el primer contrato? Eso se pregunta el PP. ¿Por qué después se volvió a contratar con la misma empresa apenas unos meses después? Esto también. Además, el Grupo Popular asegura que la mencionada contrata es “nula”, ya que se gestionó como carácter de emergencia, “algo que solo se usa cuando hay desastres naturales o alguna situación parecida”.

 

“Se trataba de un retraso injustificable”, ha asegurado el PP, antes de tildar la actuación de pintado de las calles arregladas, hasta 28 en toda la ciudad, de “ilegal”.

 

Por último Enríquez quiso resaltar que el Ayuntamiento se enfrenta a posibles indemnizaciones por retirar en primera instancia el primer contrato en verano para retomarlo unos meses después. Así las cosas, el PP pide al alcalde Óscar Puente que anule el contrato “ilegal” de señalización de calles y que se “depuren responsabilidades”.