Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El PP de Valladolid, satisfecho con la consulta del soterramiento pero reprocha la "improvisación"

El portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Valladolid, Jesús Enríquez, ha destacado que la formación solicitó al concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, que la consulta ciudadana sobre el proyecto de soterramiento del ferrocarril se celebrara el fin de semana del 18 de septiembre, cuando parece que se va a desarrollar, pero ha reprochado la "improvisación" con la que considera que trabaja el equipo de Gobierno.

 

Así lo ha explicado este miércoles el edil del PP después de que el edil de Urbanismo haya apuntado la fecha del 18 de septiembre como referencia para la celebración de la consulta ciudadana, algo que asegura que solicitó su Grupo porque es un momento en el que "ya se recupera la normalidad después del verano y las fiestas, para hacer la consulta".

 

Pero a partir de este detalle llegan las críticas de los 'populares', que reprochan principalmente la "improvisación pasmosa" con la que entienden que el equipo de Gobierno y el concejal Manuel Saravia afronta un tema "tan importante" como el soterramiento del ferrocarril.

 

Así, ha reclamado que se debe "pactar las reglas del juego y las preguntas a realizar" en la consulta, pero ha recordado que había una reunión convocada para este martes con los grupos municipales y la Federación de asociaciones vecinales que quedó desconvocada.

 

Por ello, ha aseverado que la oposición no sabe a qué "atenerse", porque afirma que se enteran "por la prensa" de "los cambios de parecer del señor Saravia", quien consideran que "un día dice que la consulta va a durar dos meses, luego que 20 días y ahora que tres o cuatro días". En este sentido, ha ironizado con que el alcalde, Óscar Puente, ha dejado al edil de Urbanismo y teniente de alcalde "sólo ante el peligro".

 

El Grupo Popular ha insistido en reclamar una consulta ciudadana "con todas las garantías para evitar que "sea una pantomima o una excusa para no hacer el soterramiento". Para ello, debería contar con unas preguntas "claras" que ha apuntado que aún no se han transmitido a los grupos municipales, con los que ha recordado que el equipo de Gobierno se comprometió a consultarlo.

 

Además, ha añadido que tampoco tienen "claro" el diagnóstico del plan de viabilidad sobre las opciones a plantear, pues están pendientes de que el equipo de Gobierno detalle la "tasación definitiva" de los terrenos, pues sólo se conoce un avance del informe.

 

"COGIDO CON ALFILERES"

 

En definitiva, ha resumido que el asunto de la consulta está "cogido con alfileres", por lo que ha reclamado "más seriedad y responsabilidad" a los miembros del equipo de Gobierno.

 

En cuanto al procedimiento de la consulta, que según las últimas explicaciones de Manuel Saravia será tanto 'on line' como presencial, Enríquez ha advertido de que la vertiente telemática "plantea ciertas inseguridades". Así, ha explicado que el equipo de Gobierno ha analizado un programa informático del Ayuntamiento de Madrid, si bien ha recalcado que el PP quiere "explicaciones de qué garantías tiene esto, que cada voto sea de un ciudadano y no haya manipulación".

 

A su juicio, el proceso debería ser presencial, "en una mesa electoral, con la presentación de una identificación legal y que no haya duda de quien vota".

 

Así, esperan que "no se pervierta la voluntad de aquellos que decidan participar en el proceso" y que ésta sea "sustantiva y representativa", por lo que ha recordado que el Grupo Popular reclamó que la consulta fuera vinculante si había un porcentaje sustancial de participación, del 60 por ciento.

 

En todo caso, ha reconocido que el formato elegido por Manuel Saravia como "consulta ciudadana" está recogido por la legislación y no tiene "una normativa tan rígida" como la que requeriría solicitar una autorización gubernativa", que fue descartada por el equipo de Gobierno.