Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

El PP culmina su 'cambio de guardia' con los únicos sobresaltos de las primarias en Valladolid, Soria y Ávila

Silván y Mañueco se volvieron a ver las caras en el congreso provincial del PP en León. Foto: EP

El PP culmina este fin de semana sus congresos provinciales y la renovación de sus presidentes: tres repiten y no ha habido sorpresas en ningún caso. Carnero ganó las primarias de Valladolid igual que Mar Angulo en Soria, y la única 'sorpresa' fue Garlos García González en Ávila.

Cuando el pasado 20 de abril el PP iniciaba sus procesos congresuales en Castilla y León, se adivinaba un cambio tranquilo y 'por las buenas'... que al final ha sido todavía más plácido de lo pronosticado. Técnicamente se  ha producido una importante renovación porque dos terceras partes de los presidentes son nuevos. Pero la realidad es que caras nuevas ha habido pocas y sorpresas, menos todavía.

 

De hecho, la batalla que se produjo por la presidencia regional entre Fernández Mañueco y Antonio Silván ha sido casi la única, aunque se resolviera con amplia ventaja para el salmantino. Cuando empezaron los congres provinciales, sólo dos presidentes tenían seguro continuar y se apostaba por delfines y candidatos oficialistas. El resultado final ha sido todavía más claro.

 

Tras el último congreso, que se celebra este sábado en Palencia, tres presidentes siguen. Se trata de Mari Mar Angulo (Soria), César Rico (Burgos) y Javier Iglesias (Salamanca), que va a ser uno de los que lleve más tiempo al frente tras la retirada de Antolín Sanz, que llevaba 17 años en Ávila. Mar Angulo tuvo que enfrentarse a un candidato alternativo, Antonio Pardo, al que derrotó en primarias con el 62% de los votos. El resto son todo cambios, pero sin sorpresas.

 

En Segovia sigue Paloma Sanz, avalada por su antecesor Francisco Vázquez, 'ascendido' a secretario regional; su nombramiento fue tranquilo tras renunciar Enrique Jiménez a competir por el puesto. En Palencia Ángeles Armisén toma el relevo de Carlos Fernández Carriedo al incurrir este en incompatibilidad, y negarle el partido la excepción de ser consejero de la Junta al tiempo. En Zamora José María Barrios ha tomado el relevo de Fernando Martínez Maíllo, que no podía atender el partido en la provincia al tiempo que lleva la manija en Génova; ninguna novedad, porque Barrios es un amigo y colaborador y mantiene a la 'mujer fuerte' de Maíllo en Zamora, Mayte Martín Pozo.

 

En León, Juan Martínez Majo toma el relevo de su amigo Eduardo Fernández aupado por Antonio Silván, todos ellos colaboradores directos. Aquí tuvo que intervenir el partido para evitar que un joven abogado  y exconcejal en León, Ricardo Gavilanes, se presentara. Valladolid presionó para que hubiera candidatura única y evitar que León estuviera todavía más revuelto de lo que quedó tras la derrota de Silván a manos de Mañueco en las primarias regionales.

 

Las únicas batallas han sido la citada de Soria, y Valladolid y Ávila. En Valladolid, Jesús Julio Carnero sustituye a Ramiro Ruiz Medrano tras imponerse en las primarias a Borja García con 20 puntos de diferencia, un 60/40 con el qu resolvió la elección. Y en Ávila el partido no quería lucha internas, pero las hubo. "Va a ser un congreso de unidad y cohesión, sí o sí", dijo el veterano Antolín Sanz para despedirse, pero al final se midieron Carlos González y Miguel Ángel García Nieto, un político en activo contra el exalcalde de Ávila: ganó el primero con el 60% de los votos en primarias.