El 'poder' andaluz, la presencia de 'barones' y la falta de integración de Madina y Tapias marcan la Ejecutiva

Díaz forma parte de la dirección como presidenta del Consejo Federal.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha configurado una Ejecutiva con un importante papel de Andalucía, que asume la coordinación de la Política Federal en diferentes niveles. El nuevo equipo ha recibido las quejas de los candidatos perdedores de la consulta a los militantes, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias, que han denunciado falta de "integración", y el malestar del presidente asturiano, Javier Fernández, que se ha visto desplazado del Consejo de Política Territorial por la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y ha retrasado el cierre de la nueva dirección.

    

Además, otra de las características de la lista que este domingo someterá a la votación de los 1.036 delegados en el congreso federal es la importante presencia de secretarios generales territoriales. Tres 'barones' tendrán un cargo de secretario (La Rioja, Canarias y Comunidad Valenciana) y otros tres (Madrid, Castilla-La Mancha y Galicia) estarán como vocales. El todavía líder de los socialistas vascos, Patxi López, asumirá la secretaría de Acción Política, Ciudadanía y Libertades.

 

La federación andaluza se queda con la Presidencia del partido, en manos de Micaela Navarro, de la Presidencia del Consejo de Política Federal, con Susana Díaz al frente, y la Secretaría de Política Federal, para Antonio Pradas. Además, entrada la noche, se baraja el nombre de otras dos mujeres andaluzas como secretarias en la Ejecutiva. En total, Andalucía podría tener ocho miembros en la nueva dirección, lo que se ajustaría al 25% que supone el PSOE-A para el partido a nivel nacional.

 

CHACÓN SE INTEGRA

  

Al margen de esto, destaca la entrada de la exministra Carme Chacón como secretaria de Política Internacional. Aunque ella ha evitado este sábado aclarar si seguirá pujando por las primarias abiertas para la elección del candidato a La Moncloa, muchos entienden que su integración en el equipo de Sánchez desactiva su intento de hacerse con la nominación.

  

Con Chacón, son tres los miembros de la Ejecutiva que proceden del PSC, uno más de lo que tenían hasta ahora. También entran el ex primer secretario Pere Navarro, que será vocal, y la diputada Meritxell Batet, como secretaria de Estudios y Programas y que apoyó a Eduardo Madina en la campaña para la consulta.

  

Pese a que a Batet se la situaba en el entorno más próximo de Madina, fuentes de la candidatura del diputado vasco han insistido en que su incorporación "no es en absoluto integración" y es "cuota PSC". Tampoco consideran suyo al madrileño Manuel de la Rocha Vázquez, que será secretario de Economía, ya que explican que aunque en un principio estuvo con Madina, posteriormente pasó a apoyar la candidatura de Sánchez.

   

Madina ha reiterado en declaraciones a los periodistas que en esta Ejecutiva "no hay integración" y ha asegurado que él no ha hablado con "nadie". Fuentes de su equipo han explicado que después de la primera reunión que mantuvo con Sánchez, en la que le trasladó su voluntad de no entrar en la Ejecutiva, no han tenido más contactos. De hecho, han señalado que el ya líder del PSOE no respondió a los mensajes de Madina, en los que éste le proponía volverse a reunir para sugerirle una serie de nombres de su entorno que podría sumarse a su dirección.

  

Aunque en un principio se barajó que la integración sería más fácil con Izquierda Socialista, e incluso se especuló con la posibilidad de que su candidato ocupara un puesto en la Ejecutiva, esta corriente interna daba casi por hecho que no formaría parte de la dirección. Según ha explicado Pérez Tapias, su candidatura pedía una serie de compromisos políticos para aceptar la invitación.

  

Así, sus esfuerzos se han centrado en el Comité Federal que también tiene que elegir este congreso, y en el que esperan acercarse a una representación cercana al 15%, porcentaje próximo al que obtuvo Pérez Tapias en la consulta del pasado 13 de julio.

  

Mientras tanto, desde el entorno del nuevo líder se explica que las negociaciones se mantienen con los secretarios generales de las federaciones. Como ejemplo de la voluntad de integración se mencionaba la oferta al 'barón' extremeño, Guillermo Fernández Vara, a quien se consideraba apoyo de Madina, para entrar en la Ejecutiva, una posibilidad que ha declinado porque quiere centrarse en la política regional y municipal.

  

Entre los molestos con la nueva dirección socialista se encuentra la federación asturiana, donde fue recibida con sorpresa y enfado la decisión del nuevo líder del PSOE de quitar la presidencia del Consejo Territorial  -rebautizado ahora como Consejo de Política Federal- para dársela a Susana Díaz, que de esta manera será miembro nato de la Ejecutiva.

  

Las negociaciones con Asturias han sido las más problemáticas, ya que, según apuntaron algunas fuentes, la federación se planteó no entrar en la Ejecutiva si no se garantizaba la presencia de Javier Fernández en la Ejecutiva.

  

Las dificultades para encajar a Asturias, una de las dos comunidades autónomas que gobierna el  PSOE, es paradójica, después de que el nombre de Javier Fernández sonara incluso para la Presidencia del PSOE, a pesar de que durante la campaña se le había situado en el entorno de apoyo a Madina.

  

Por el momento, a falta de confirmar la lista completa de la Ejecutiva, sólo repiten como secretarios en la Ejecutiva el exlehendakari y la murciana María González Veracruz, que seguirá en Ciencia, Participación y Política en Red. También estaba en la Ejecutiva, como vocal, la valenciana Carmen Montón, que ahora será secretaria de Igualdad, y el aragonés Carlos Pérez Anadón, que repite como vocal.

  

La ausencia de Antonio Hernando lleva a pensar que tendrá un papel destacado en el Grupo Parlamentario en el Congreso, dada la cercanía con Sánchez. De hecho, ha formado tandem con el nuevo secretario de Organización y 'número dos' del partido en la negociación de la Ejecutiva. No obstante, los cambios en los grupos parlamentarios no serán inmediatos, sino que esperarán a septiembre, según han indicado a Europa Press fuentes socialistas.