El Pleno de Valladolid reprueba por unanimidad la actitud de Lactalis con Lauki

Manuel Saravia, Óscar Puente y Ana Redondo, durante el Pleno de noviembre. A. MINGUEZA

Apoyo total en el Ayuntamiento de Valladolid, que también tendió la mano a la industria y a las buenas prácticas empresariales de la ciudad, para la marca por las actuaciones llevadas a cabo por la multinacional francesa.

La moción sobre la reprobación de la actitud de Lactalis, respecto al cierre de la factoría Lauki, fue aprobada de forma unánime en el Pleno de Valladolid del mes de diciembre, celebrado este martes 29 de noviembre. Todos los grupos políticos votaron a favor y, además, apoyaron a la industria y a las buenas prácticas emrpesariales de la ciudad.

 

Aunque inicialmente el alcalde, Óscar Puente había señalado que en la moción se declararía a la multinacional francesa como "grupo empresarial non grato", finalmente el acuerdo recoge la reprobación, ya que el Grupo Municipal Popular la había propuesto ya en el Pleno de octubre y ahora no estaba de acuerdo en utilizar la expresión "grupo non grato".

 

En aquel momento, el alcalde planteó el aplazamiento de este debate por que todavía estaba reciente el cierre, que se ejecutó el 30 de septiembre, y seguían los intentos de negociación de la Fundación Anclaje con Lactalis. La moción recoge que se ha generado un daño irreparable no sólo a los trabajadores afectados, sino a la propia ciudad de Valladolid.

 

El texto también anuncia que "desafortunadamente, Lactalis no ha demostrado asentimiento y no ha facilitado su trasmisión", en referencia a que la multinacional "a otro productor del sector lácteo u otro sector compatible que mantuviera la actividad empresarial y los empleos en Valladolid".

Noticias relacionadas