El personal de Ambuibérica en Valladolid se forma en lengua de signos para comunicarse con sordos

Los profesionales del Grupo Ambuibérica, empresa líder en el sector del transporte sanitario en España y con sede en Zaratán, adquirirán una formación básica de comunicación en lengua de signos para poder ofrecer un servicio más completo a las personas sordas que deben trasladar a los centros sanitarios.

Un grupo de formadores de la Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE) se encargará de impartir esta formación al personal de Ambuibérica. Con este objetivo, CNSE y Grupo Ambuibérica han firmado este lunes en Madrid un convenio de colaboración para promover la accesibilidad en el caso del traslado de pacientes sordos a centros sanitarios. El convenio tiene un carácter pionero en el sector.

 

"La comunicación con el paciente debe ser fluida y sin barreras en cualquier traslado en ambulancia. En el Grupo Ambuibérica nos esforzamos por conseguirlo y con esta nueva habilidad que adquirirán nuestros trabajadores podremos proporcionar una atención más eficaz a las personas sordas", ha declarado Carlos Magdaleno, consejero Delegado de Grupo Ambuibérica, tras la firma del convenio.

 

Magdaleno ha subrayado que no es una casualidad que Ambuibérica sea la primera empresa del sector que firma un convenio de esta naturaleza, "ya que la preocupación por la integración de todas las personas y colectivos sociales constituye una seña de identidad del grupo".

 

FOLLETO EXPLICATIVO

 

Además de la formación del personal en comunicación básica en la lengua de signos española, Ambuibérica elaborará un folleto sobre las pautas de comunicación en el caso de los traslados de personas sordas. El folleto se incorporará a todo el parque móvil de Ambuibérica y estará presente de un modo permanente en todas las ambulancias del grupo.

 

El convenio firmado este lunes implica el asesoramiento por parte de la CNSE, que pone a disposición de Ambuibérica la red de profesionales de su movimiento asociativo. Por su parte, Ambuibérica se compromete a incorporar las medidas de accesibilidad a la comunicación en sus servicios y a favorecer la inserción laboral de las personas sordas.

 

En España hay más de un millón de personas que padecen distintos grados de sordera.