El peor arranque visitante del Real Valladolid en Segunda desde la 1977/1978

Kepa protesta ostensiblemente en un partido de fuera de casa de esta temporada. LFP

Los blanquivioletas, que acumulan dos puntos cosechados en dos empates y dos derrotas, no lo hacían peor en la categoría de plata desde dicho año, con cuatro derrotas.

TEMPORADAS EN SEGUNDA COMO VISITANTE

 

2015/2016 - 0 V, 2 E, 2 D.

 

2014/2015 - 2 V, 1 E, 1 D.

 

2011/2012 - 1 V, 3 E, 0 D.

 

2010/2011 - 1 V, 2 E, 1 D.

 

2006/2007 - 1 V, 2 E, 1 D.

 

2005/2006 - 2 V, 1 E, 1 D.

 

2004/2005 - 1 V, 1 E, 2 D.

 

1992/1993 - 1 V, 2 E, 1 D.

 

1979/1980 - 1 V, 2 E, 1 D.

 

1978/1979 - 2 V, 0 E, 2 D.

 

1977/1978 - 0 V, 0 E, 4 D.

Está claro, cuando la pelota no quiere entrar y cuando el fútbol te dice que no, es que no. Y si no que se lo digan al Real Valladolid, que siete jornadas después del comienzo del campeonato liguero suda sangre y tinta para conseguir arrancar algún punto tanto cuando ejerce como local como cuando lo hace como visitante. Eso sí, dentro de este dilema, el problema se hace más amplio en el segundo caso.

 

¿No lo creen? Pues no hay más que mirar los números de los blanquivioletas cuando ejercen fuera de casa. Cuatro partidos del campeonato doméstico lejos de casa, dos derrotas y dos empates. Se dice pronto, pero la verdad es que los de Garitano están firmando un inicio completamente para olvidar, de equipo que no aspira al ascenso directo.

 

Y es que hay que remontarse muy atrás para encontrar una temporada en la que el Pucela tuviera un comienzo tan malo como visitante en Segunda División, concretamente hasta la temporada 1977/1978. Por aquel entonces los entrenados por Francisco García Gómez, alias Paquito, sufrieron hasta cuatro derrotas en sus cuatro primeros desplazamientos. Casi nada.

 

Desde aquel año el club blanquivioleta ha militado hasta nueve temporadas más en la categoría de plata haciéndolo siempre mejor que en la actual, en la que ni siquiera se lleva un triunfo hasta el momento. En la 2004/2005, con Kresic en el banquillo, arrancaron sin demasiado éxito con cuatro puntos en estos mismos cuatro primeros partidos, pero al menos ya podían presumir de tener una victoria a domicilio.

 

Bien hay que decir que lo extraño es, sin duda, esta temporada. Hasta el momento el Real Valladolid siempre ha sido de esos equipos que cuando tenía la desgracia de caer a Segunda siempre fue considerado uno de los fuertes y candidatos al ascenso. ¿Qué ocurre entonces esta vez? Quizá el juego y las malas sensaciones tengan algo que decir al respecto.

Noticias relacionadas