El Partido Popular aparca la regulación de asentamientos ilegales en Valladolid

Pleno del Ayuntamiento de Valladolid. A. MINGUEZA

El equipo de Gobierno presidido por León de la Riva asegura que los tres asentamientos más importantes se revisarán después de la aprobación definitiva del Plan General de Ordenación Urbana.

El objetivo, no dar palos de ciego. Así explicaba Cristina Vidal, concejal de Urbanismo del PP en el Ayuntamiento de Valladolid, la negativa de su partido para aprobar la moción de Izquierda Unida propuesta este martes en el Pleno, en la que se pedía la toma de medidas para regularizar los asentamientos irregulares en la ciudad. Según la edil encargada de Urbanismo, por el momento, con el actual Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), no es posible revisar de manera directa este problema.

 

Y es que son varios los asentamientos de este calibre que se encuentran en Valladolid. En Doctrinos, en la Overuela, en Fuente Berrocal –uno de los más preocupantes según los tres partidos del Ayuntamiento- y el de Palomares. Pero todos ellos tendrán que esperar. “La moción no es viable porque a día de hoy el PGOU de 2003 no permite la actuación en estos asentamientos”, explicó Vidal.

 

Así, y sabiendo que hace pocos días se aprobó de manera inicial el nuevo Plan que verá la luz de manera definitiva después de las elecciones del 24 de mayo, por ahora la toma de medidas es más bien difícil. “Comprendemos que se trata de un tema complicado”, comenzó el representante de Izquierda Unida, Manuel Saravia, en el pleno donde se debatía la propuesta de su partido. “Sabemos que a día de hoy no hay expectativas inmobiliarias, pero la realidad es que en Castilla y León hay al menos 153 asentamientos irregulares y la respuesta de las instituciones ha sido escasísima”.

 

“En Valladolid, el de Doctrinos lleva ya más de 30 años y no se ha regularizado. Y no podemos olvidarnos del de Cuesta Maruquesa y alguno en Puente Duero”. La principal preocupación para IU, y también para PSOE, que apoyaría una moción que finalmente se vería tumbada por la mayoría absoluta del Partido Popular, es que estos asentamientos ilegales puedan seguir desarrollándose aún más. “La desidia ha llevado a esta situación”, alegó Javier Izquierdo, de la bancada socialista.

 

El razonamiento final de Cristina Vidal fue claro; todo cambiará con la aprobación del nuevo Plan General. “Con el nuevo PGOU desaparecerán las áreas homogéneas, de manera que todo se convertirá en suelo rústico. Queremos mirar estos tres asentamientos más importantes, pero sin dar palos de ciego”. Así las cosas, los asentamientos irregulares de Valladolid tendrán que esperar.

 

Por otra parte, el Partido Popular también echó para atrás otra moción de IU en la que se pedía la división de las contratas de los Ceas y para la animación socio-cultural, además de una más del PSOE para el reconocimiento de las mujeres, la promoción de medidas para la conciliación de vida familiar y laboral y la creación de un Centro de Igualdad Municipal, donde la concejal popular Rosa Hernández aseguró que su partido ya sigue varias políticas de igualdad en este sentido.

Noticias relacionadas