El párroco de Borja, imputado por los delitos de abusos sexuales y apropiación indebida

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Tarazona, Nieves Pérez, ha imputado a Florencio Garcés, párroco de Borja, como presunto autor de dos delitos: un delito continuado de apropiación indebida y agravada por la cantidad de 185.183,63 euros, y un posible delito contra la libertad sexual.

Florencio Garcés, de 79 años, ha comparecido en el mencionado Juzgado. Tras su declaración, la jueza, a petición del fiscal, ha decretado libertad provisional, con la obligación de presentarse en el Juzgado "semanalmente y cuantas veces sea llamado". Además el párroco ha tenido que entregar su pasaporte.

El cura fue detenido el viernes por la Guardia Civil, en el marco de la Operación 'Espino', como presunto autor de un delito continuado apropiación de los fondos de una parroquia, por una cuantía aproximada de 210.000 euros, dos delitos de simulación de delito, un delito continuado de abusos sexuales y un delito de coacción y blanqueo de capitales.

Además, otras cinco personas han sido detenidas en la misma operación, como presuntas autoras de delitos de extorsión, blanqueo de capitales y pertenencia a grupo criminal. Pasarán a disposición judicial mañana o pasado mañana.

Por el momento, a la espera de nuevas declaraciones y pruebas que se puedan aportar a la causa, la imputación sobre el párroco se basa únicamente en la posible comisión de los dos delitos antes mencionados, han subrayado desde el TSJA.