El Papa nombra a Luis Argüello nuevo obispo auxiliar de la Archidiócesis de Valladolid

Luis Argüello junto a Ricardo Blázquez, en la rueda de prensa de este jueves. ALBERTO MINGUEZA

El Papa Francisco ha nombrado al vicario general de la Diócesis de Valladolid, Luis Argüello, obispo electo auxiliar de la Archidiócesis de Valladolid.

El palentino Luis Javier Argüello, vicario general de la Archidiócesis de Valladolid, ha sido designado por la Santa Sede como nuevo obispo auxiliar, atendiendo así a la petición realizada por el cardenal arzobispo, Ricardo Blázquez, quien había demandado auxilio en su ministerio debido al elevado número de trabajos "extradiocesanos" asumidos.

  

La ceremonia de ordenación tendrá lugar el día 3 de junio, coincidiendo con la celebración del Día del Sagrado Corazón de Jesús, y tendrá por escenario la Catedral de Valladolid, tal y como ha anunciado el cardenal arzobispo, Ricardo Blázquez, quien ha comparecido ante los medios acompañado de Luis Javier Argüello, quien será el tercer obispo auxiliar en la historia de la Archidiócesis, tomando así el relevo, un siglo después, de Pedro Segura, que desempeñó tal cometido en apoyo en 1916 del entonces cardenal Cos y Macho.

  

Blázquez recibió la comunicación oficial el pasado día 8 de abril, tras su petición elevada en julio a la Nunciatura y en septiembre a la Congregación de Obispos y fundamentada en la imposibilidad de atender las necesidades de la Archidiócesis debido a las tareas ajenas que actualmente desempeña como presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y debido a los cinco dicasterios que le han sido encomendados por el propio Papa.

  

"Aunque la Archidiócesis, por sus dimensiones, no lo requería, sí lo pedí porque soy consciente de que esos encargos me obligaban a estar fuera en muchas ocasiones, y no podía que el servicio episcopal sufriera disminución y quebranto", ha justificado el 'purpurado', quien precisamente ha reconocido que una de las tareas más acuciantes que ha atendido "de forma escasa" y que deberá ser retomada por Argüello es la visita a las distintas parroquias.

 

CARTA DE RENUNCIA EL PRÓXIMO AÑO

  

Pero además, el prelado, que este miércoles cumplió 74 años, ha recordado, en declaraciones recogidas por Europa Press, que "dentro de un año, menos un día", elevará al Santo Padre su renuncia como máximo responsable de los feligreses vallisoletanos, tal y como estipula el Derecho Canónico una vez cumplidos los 75 años.

  

"Me veo dentro de un año firmando una carta, aunque los plazos no son automáticos", ha advertido Blázquez con humor, al tiempo que ha asegurado desconocer si el propio Argüello será entonces elegido como su sucesor y tampoco ha precisado si próximamente será preciso nombrar un segundo vicario general, toda vez que su obispo auxiliar sigue ostentando dicha encomienda desde hace cinco años.

  

Por su parte, Argüello, nacido el 16 de mayo de 1953 en Meneses de Campos (Palencia), ha tenido palabras de agradecimiento para el Papa y Blázquez por la confianza depositada en su persona. "Bendito sea el Dios y padre de nuestro Señor Jesucristo que me concede esta nueva efusión del Espíritu Santo, algo que para un creyente desborda", ha incidido emocionado Argüello.

  

El próximo obispo auxiliar de la Archidiócesis de Valladolid y titular Ipagro -antigua diócesis emplazada en Córdoba- ha aprovechado para rememorar su iniciación cristiana, en el seno de su familia y en las parroquias de Meneses y Villerías de Campos, en Palencia, y más tarde en los colegios de Lourdes y Mayor de la Salle, en Valladolid, donde maduró en la fe y conoció la "anchura de la Iglesia".

  

Si bien Argüello recuerda también con cariño su entrada en el Seminario Diocesano, su casa "desde entonces", primero como alumno y durante 25 años como presbítero formador en los que ha sido testigo de la ordenación de casi setenta nuevos presbíteros y diáconos permanentes de manos de los anteriores titulares de la Archidiócesis José Delicado Baeza, fallecido hace dos años, y Braulio Rodríguez, hoy Primado de España.

  

"Ahora he sido llamado para ser enviado de nuevo a esta querida Diócesis como obispo auxiliar. Quiero encomendarme al Cristo de la Salud y a nuestra Madre, en sus advocaciones del Tovar y de San Lorenzo, y os pido que, en estos días en los que he de prepararme para la ordenación episcopal, digáis conmigo: Veni lumen cordium -ven luz de los corazones- para que sea un pastor según el corazón de Jesús".