El Papa Francisco remite una carta al arzobispo de Valladolid por el XXV aniversario de su ordenación episcopal

El Papa Francisco ha remitido una carta al arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, con motivo del XXV aniversario de la ordenación episcopal del prelado vallisoletano, que este miércoles ha celebrado una Eucaristía conmemorativa a la que han asistido más de una decena de obispos españoles, así como el nuncio apostólico en España, Renzo Fratini.

En la eucaristía Blázquez ha recordado su ordenación en la catedral de Santiago de Compostela, el 29 de mayo de 1988, cuando el ahora arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, le impuso las manos y, como ha recordado, destacó en aquella celebración la fiesta de la Santísima Trinidad con la ordenación episcopal.

 

El actual presidente de la Conferencia Episcopal Española ha excusado en el último momento su asistencia a la celebración de los XXV años de Ricardo Blázquez, pero sí que han participado otros prelados como el arzobispo de Toledo y Primado de España, Braulio Rodríguez, y los titulares de las diócesis de Santiago, Palencia y Bilbao --sedes anteriores del homenajeado--, León, Astorga, Burgos y el arzobispo emérito de Valladolid, José Delicado Baeza.

 

En su homilía, el arzobispo vallisoletano ha tenido un recuerdo especial para los fieles de las ciudades en las que ha ejercido el ministerio episcopal --Santiago como auxiliar y Palencia, Bilbao y Valladolid como titular--. "En todas las diócesis me he sentido profundamente integrado, he querido caminar como pastor unido al rebaño", ha destacado el prelado, quien ha apuntado que sus cambios de diócesis han sido "perfectamente compatibles con el recuerdo amoroso de las personas ya distantes y el amor de las personas del nuevo espacio eclesial y humano".

 

También ha querido recordar las palabras del papa Juan Pablo II y del actual pontífice Francisco en diferentes momentos. En el caso del primero, ha evocado su invitación en la conclusión del Jubileo del año 2000 "a recordar con gratitud el pasado, a vivir con intensidad el presente y abrirnos con confianza al futuro".

 

En cuanto a Jorge Mario Bergoglio, actual Papa Francisco, se ha referido a su intervención en el Sínodo de los Obispos de 2001, en las que destacaba la función de velar por parte del obispo como virtud esencial de su ministerio. "Vigilar habla de estar alerta al peligro inminente, velar en cambio, habla de soportar, con paciencia, los procesos en los que el Señor va gestando la salvación de su pueblo", ha citado.

 

Precisamente, el nuncio apostólico ha leído a la conclusión de la ceremonia una carta del Papa Francisco en la que el Pontífice de origen argentino reconoce "el gozo" de poder felicitar a Ricardo Blázquez y celebrar el día que fue llamado "al más alto ministerio apostólico" al tiempo que da gracias a Dios por haber ayudado al prelado vallisoletano "por cinco lustros en el cumplimiento de las funciones del Episcopado".

 

Asimismo, el Papa afirma que "deben ser estimados como insignes los méritos del servicio pastoral y las muestras igualmente claras" del arzobispo de Valladolid y de su "ardiente deseo de predicar el Evangelio de Jesucristo".

 

Tras reconocer que Ricardo Blázquez cumplió "con diligencia" cargos importantes como secretario de Instituto Teológico Abulense o profesor de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca, el beato Juan Pablo II decidió nombrar a Ricardo Blázquez obispo auxiliar Compostelano, tras lo que fue designado obispo de Palencia y posteriormente obispo de Bilbao. Ya fue el Papa emérito Benedicto XVI quien nombró a Blázquez arzobispo de Valladolid hace tres años.

 

En su carta, el Papa Francisco ha destacado la capacidad de Blázquez para "sacar tiempo suficiente" para promover las ciencias sagradas y publicar escritos de teología, además de que ayuda fue "valiosa" para la Conferencia Episcopal Española, no sólo como miembro sino también como presidente.

 

Por ello, el Papa Francisco quiere "participar en la común celebración y la pública acción de gracias" por el ministerio episcopal de Blázquez, al tiempo que hace votos para que el día del aniversario de la ordenación del actual prelado vallisoletano "brille con el mayor gozo posible".

 

'RESURREXIT' COMO LEMA

 

Blázquez, que ha llegado al altar precedido por un poblado grupo de seminaristas, sacerdotes y obispos y apoyado en el báculo que le ha regalado la Diócesis de Valladolid con motivo de esta conmemoración, ha explicado también en su homilía que la elección del término 'resurrexit' como lema de su episcopado reúne "muchas horas de estudio, oración y predicación".

 

"La resurrección de Jesucristo, asimilada por la fe, es la garantía de que la esperanza no es una ilusión, sino el principio de un mundo nuevo y mejor. Anunciar la esperanza, ser testigos de esperanza, sembrar semillas de esperanza es un precioso servicio que unos a otros debemos prestarnos y que la Iglesia tiene como misión irradiar sobre la humanidad", ha subrayado.

 

En la celebración eucarística también han estado presentes autoridades políticas de la ciudad y de la Comunidad, como el alcalde, Francisco Javier León de la Riva; el delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano; el subdelegado, Antonio Martínez Bermejo; el presidente de la Diputación provincial, Jesús Julio Carnero; el delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Pablo Trillo-Figueroa; y los procuradores regionales Ángeles Porres y José Manuel Fernández Santiago. Entre los feligreses han estado también miembros de la familia de Blázquez y representantes de la Universidad Pontificia de Salamanca, donde el prelado fue profesor.