El Papa expresa su alegría: "Hemos visto cómo dos pueblos lejanos han dado un paso para acercarse"

Papa Francisco

El Papa ha querido manifestar de forma espontánea su satisfacción y alegría por la reanudación de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, que además destacaron la mediación del Pontífice en las negociaciones.

Sus primeras palabras tras el anuncio han llegado durante la presentación de credenciales de nuevos embajadores ante la Santa Sede.

 

"Hoy estamos todos contentos, porque hemos visto cómo dos pueblos, que eran lejanos desde hace tantos años, ayer han dado un paso para acercarse. Esto ha sido llevado a cabo por embajadores, por la diplomacia. Es un trabajo noble el suyo, muy noble. Les deseo que sea fecundo, fructífero y que Dios los bendiga. ¡Gracias!", ha dicho.

 

Asimismo, ha subrayado que el trabajo del embajador es un trabajo de "pequeños pasos, de pequeñas cosas", pero que "termina siempre por hacer la paz, acercar los corazones de los pueblos, sembrar fraternidad entre los pueblos". "Y esto es su trabajo, pero con pequeñas cosas, pequeñísimas", ha precisado.

 

El Vaticano confirmó este miércoles que el Pontífice había escrito cartas al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y a su homólogo cubano, Raúl Castro, para ayudar a restablecer relaciones diplomáticas y la Santa Sede se congratuló de la reanudación "inmediata" de estas relaciones anunciada por ambas partes.

 

En un comunicado, también explicaba que el Vaticano acogió a las delegaciones de ambos países en octubre. Además, indicaba que en las misivas enviadas en los últimos meses invitaba a los dirigentes a resolver cuestiones humanitarias "de común interés", como la situación de algunos detenidos, para "dar inicio a una nueva fase de las relaciones".

 

"El Santo Padre se complace vivamente por la histórica decisión de los Gobiernos de Estados Unidos y Cuba de establecer relaciones diplomáticas, con el fin de superar, por el interés de los respectivos ciudadanos, las dificultades que han marcado su historia reciente", añadió la Santa Sede.

 

Asimismo, señalaba que en todo momento su intención fue la de "ofrecer sus buenos oficios" para favorecer un diálogo constructivo "sobre temas delicados", con el resultado de "soluciones satisfactorias" para ambas partes.

 

"La Santa Sede continuará apoyando las iniciativas que las dos naciones emprenderán para acrecentar sus relaciones bilaterales y favorecer el bienestar de sus respectivas ciudadanos", concluyó.