El Pabellón Pisuerga rinde un sentido homenaje a Lalo García

Se realizó un emotivo acto antes del comienzo del partido, en el que la afición aplaudió cinco minutos sin parar.

Hay veces en el que el partido, aunque parezca contradictorio en un recinto deportivo, es lo de menos. Ocasiones especiales, para el recuerdo, en las que se hace un reconocimiento a aquella persona que, por méritos propios, se lo ha ganado. Semejante situación pudo vivirse este domingo en el Pabellón Pisuerga. El público, después de la confirmación del fallecimiento de Lalo García este martes, tomó asiento consciente de que se trataba de un partido que sería rememorado en años venideros.

 

Y no, no por la victoria que el CB Valladolid pudo dedicarle al mítico 5 ante el Lleida. En los prolegómenos del encuentro se hizo momentáneamente el silencio durante un minuto para dejar patente que Lalo es historia de este Club. La gran camiseta que desde hace años luce en el techo del Pabellón descendió lentamente para que varios familiares y amigos la portaran, hasta que llegó el momento de volver a izarla. La grada, mientras, asisitió al acto con un nudo en la garganta.

 

Puente, Feñe, Silvano Bustos, Seara, De la Fuente, Enciso, Mateu, Roberto González y Mike Hansen... Nadie falló a la despedida, por supuesto también con los jugadores de la actual plantilla. Fue entonces cuando llegó el punto clave, en el que tomaron protagonismo Román Montañez e Iván Martínez.

 

Los capitanes entregaron un ramo de flores y una camiseta firmada por todos los integrantes actuales del club a la madre y al hijo del gran capitán. Al mismo tiempo, el público estalló a aplaudir en un momento mágico, durante cinco largos minutos. Tan largos como el recuerdo que siempre dejará Lalo en el Pabellón Pisuerga.

Noticias relacionadas