“El objetivo es ahorrarse unos euros intercambiando libros y siendo solidario”

Cristina Pérez, dueña de la Librería La Leona del centro de Valladolid, explica a Tribuna el sistema de intercambio de libros de texto que comienza este miércoles.

Ante la crisis, toca agudizar el ingenio. O al menos, ser solidario con los demás. En la Librería La Leona han decidido llevar ambas acciones a cabo para ayudar a los padres a ahorrarse unos euros en los libros de texto del colegio de sus hijos. ¿Cómo? Sencillo.

 

Sencillo, pero eficaz, eso sí, ya que se trata del segundo año consecutivo que la iniciativa se lleva a cabo. Todo se remonta al verano pasado, cuando Cristina Pérez, dueña y dependienta de La Leona, decidió hacer algo tan sencillo como colocar una mesa en su tienda, en la que la gente iba dejando los libros de colegio que sus hijos no necesitaban, a la vez que cogían aquellos que necesitaban. Hasta 80 familias se llevaron al menos un libro en una idea un poco rudimentaria, pero muy eficiente.

 

“Salió tan bien que este año la gente empezó a llamarnos en mayo para preguntarnos si íbamos a volver a hacerlo”, explica Cristina. “Nos lo planteamos y pensamos que por qué no, que había que repetirlo”.

 

Y es que la gente se animó muy rápido a participar, viendo que se podían intercambiar libros de Primaria, ESO y Bachillerato y suponía ahorrarse un buen dinero. “Consiste en ser un poco solidario y en ceder los libros que ya no van a servir. Hay que pensar que es mejor que se utilice y que le pueda servir a algún otro según está ahora el tema económico. O se hacen estas cosas o la gente no puede gastarse 400 euros en libros cada año”, dice Cristina, satisfecha por el buen futuro que parece esperar para este año.

 

“Seguro que este año vamos a tener más éxito. Ya se sabe cómo funciona el boca a boca, a la gente estas iniciativas le gustan, y además en esta ocasión empezamos antes. El año pasado comenzamos a finales de este mismo mes”, aclara.

 

El sistema de intercambio no tiene mayor complejidad. Dejas un libro y se crea un carné en el que se demuestra que se te debe otro. Dejas cinco, tienes derecho a llevarte la misma cantidad. Un proceso que durará hasta el 7 de septiembre después de comenzar este mismo miércoles.

 

“Si alguien quisiera volver después a por el libro que ha sobrado para ese día, puede venir a por él. Aquellos que la gente no haya escogido o haya venido a por ellos después del día 7, se cederán a un instituto, como el año pasado, que se los llevó uno de Pajarillos”, confirma la librera, que reconoce que les vendría bien “un padre voluntario que ayudara a organizar los libros por cursos y materias”.

 

Sea como sea, queda claro que Cristina ya ha propuesto una pequeña solución a la crisis, una solución que se podría considerar digna de aparecer en los libros.