El número de personas asignadas como cupo óptimo se podrá rebasar hasta en un 20% en cada zona básica

Un consultorio médico de Sacyl.

Se establece un cupo óptimo entre 1.250 y 2.000 tarjetas a cargo de un facultativo de medicina general. Se ha calculado teniendo en cuenta tiempo de desplazamiento, frecuentación media y tiempo de atención.

El número de personas asignadas como cupo óptimo a cada Zona Básica de Salud se podrá rebasar hasta en un 20 por ciento por cada cupo de médico de familia adscrito al equipo de Atención Primaria de dicha zona, según establece la nueva orden de Sanidad que fija el cupo médico óptimo de determinadas Zonas Básicas de Salud de Castilla y León.

 

Según explica la Consejería de Sanidad en esta orden, se podrá rebasar ese porcentaje con el objetivo de disponer de un "margen adecuado" que permita la gestión diaria de la prestación sanitaria. Para el cálculo de la nueva carga de trabajo, a efectos de determinar el número óptimo de usuarios por facultativo, se han tenido en cuenta varios criterios como la población en tarjetas sanitarias ponderada por tramos de edad y el número y tamaño de los consultorios locales.

 

 

También se ha tenido el cuenta el tiempo de desplazamiento entre ellos y/o desde el centro de salud correspondiente, la frecuentación media de consultas realizadas por año natural y el tiempo medio de atención por paciente. Sanidad ha considerado necesario disponer de otro instrumento alternativo que permita adecuar las cargas de trabajo de los profesionales de los equipos de Atención Primaria en aquellas demarcaciones asistenciales que corresponden a una misma localidad y no tienen una clara delimitación territorial. 

 

"Este instrumento es el que venimos a denominar 'cupo óptimo', definido como el número ideal de usuarios adscritos a un mismo equipo de Atención Primaria, para permitir que sus profesionales sanitarios puedan desarrollar su labor asistencial en las mejores condiciones posibles", han argumentado desde la Consejería.

 

Sanidad ha recordado que el Real Decreto que regula la libre elección de médico en los servicios de Atención Primaria establece en su artículo 6 que los facultativos de medicina general tendrán un número óptimo de personas a su cargo que estará comprendido entre 1.250 y 2.000, si bien contempla que se podrá rebasar hasta en un 20 por ciento, "siempre que se mantenga la calidad en los servicios".

 

Ahora, la modificación del número de médicos de familia adscritos a un equipo de Atención Primaria conllevará la reasignación de usuarios del mismo. "Dicha reasignación se realizará siguiendo las instrucciones que a tal fin establezca la Dirección General de Asistencia Sanitaria, con el objetivo de alcanzar el mayor equilibrio posible de las cargas asistenciales de los miembros de equipo", han precisado las mismas fuentes.