El número de autónomos crece en Castilla y León, pero desciende en Valladolid

La diferencia en la región entre las empresas creadas y destruidas es favorable, de casi 300 en el primer semestre de 2013, mientras que en la provincia desaparecieron 19.

Buenas noticias para Castilla y León, pero no para Valladolid en cuanto a emprendedores se refiere. Según datos de la Federación de Autónomos ATA, fueron 17.083 las personas que decidieron sacar adelante una empresa en este primer semestre de 2013, por las 16.785 que no tuvieron otra opción que echar el cierre.

 

Pero mirando datos concretos de la provincia, no se puede hablar tan bien en este sentido, por desgracia. De las ya nombradas 17.083 empresas que se crearon en la región, 3,498 fueron de Valladolid, mientras que de las 16.785 destruidas, el resultado fue de 3.517 .

 

No hace falta que echen cuentas. El balance es negativo, de 19 negocios que desaparecieron en los primeros seis meses del presente año. Un dato prácticamente insignificante, pero que no deja de llevar la contraria a lo que parece que es la tendencia de Castilla y León.

 

Soraya Mayo, presidenta de la región para la Federación de Autónomos ATA, ha querido en todo caso valorar de manera optimista el hecho, aunque como ella misma reconoció, también hay que ser realista. “Son buenos datos, parece que la dinámica está empezando a cambiar en cuanto a emprendedores, pero hay que ser realistas, queda camino”.

 

“Por primera vez desde el inicio de la crisis hay más altas que bajas en Castilla y León, hay que mirarlo con buenos ojos, pero hay que esperar al menos hasta octubre para saber si realmente la tendencia positiva se mantiene”, asegura Mayo.

 

Los datos positivos no acaban ahí. Según ha trasladado la presidenta a los medios, algo más del 60% de los empresarios de Castilla y León creen que su negocio no empeorará en 2013. Una buena referencia, pero que no deja de ser una previsión en función de la encuesta que realiza la ATA a los emprendedores.

 

MOROSIDAD

 

Por supuesto, no todos los detalles del informe nacido a raíz de la encuesta son motivo de alegría. La morosidad se ha convertido en un problema grave para los empresarios, desbancando incluso en el podio a la falta de crédito. Hasta el momento la falta de pagos estaba en el tercer puesto, pero ha terminado por desbancar a la falta de financiación en el ‘puesto de plata’. El descenso del consumo debido a la crisis se mantiene en primer lugar como lo más temido por los empresarios.

 

“Acceder a créditos bancarios ya es complicado de por sí, pero las empresas a día de hoy temen más la morosidad. A fin de cuentas es algo que está a la orden del día”, ha asegurado la presidenta de ATA de la región. “Hay empresas que se financian de otras, les deben dinero e impiden que puedan progresar. A eso temen los empresarios, a no poder avanzar por culpa de no disponer del dinero que le deba un deudor”.

 

La financiación, a pesar de haber descendido al tercer puesto de lo que los emprendedores consideran mayor problema, sigue siendo un problema real. “Parece que las cosas mejoran, pero la financiación no. Esas entidades bancarias que se muestran como grandes financiadoras de negocios, no son tanto como puedan parecer”, asegura Mayo.

 

Y es que el 56’3% de los autónomos que pidieron un crédito en este primer semestre de 2013, quedaron con las manos vacías. “Al final se termina tirando de amistades o de familiares para pedir préstamos y tener financiación para la empresa”, concluye Mayo.

 

Queda patente que la economía empieza a remontar el vuelo en cuanto a autónomos se refiere, al menos en Castilla y León, pero también está claro que a Valladolid todavía le queda todavía un pequeño esfuerzo por delante.