Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El Numancia sufre la otra cara del Real Valladolid (4-0)

Hernán Pérez celebra el segundo gol. A.MINGUEZA
Ver album

El Real Valladolid golea con facilidad a un C.D. Numancia, que se suicidó en el minuto 4 al quedarse con 10 jugadores por expulsión de Ripa.

El Real Valladolid goleó al C.D. Numancia por 4-0 en el partido más cómodo para los blanquivioleta en lo que va de Liga. La expulsión del defensa soriano Ripa, al cometer falta sobre Óscar cuando se aprestaba a pisar el área y encarar a Biel Rivas fue determinante. 

 

Una tarjeta de roja de libro que desconectó al Numancia del partido y dio paso a todo un vendaval del Pucela, que finiquitó el partido en media hora con goles de Timor (10’) tras un centro pasado de Hernán Pérez que no leyó bien Biel Rivas; Hernán Pérez (13’) tras un pase magistral de André Leao que resolvió con mucha clase el paraguayo; y otra vez Timor (32’), con un zurdazo tras otro buen pase de André Leao.

 

Sin duda, en el debe del C.D. Numancia hay que poner la pifia de la expulsión, pero no es menos cierto que en el haber del Real Valladolid hay que contabilizar unos minutos de juego realmente espectaculares, plenos de velocidad, verticalidad y definición. Los de Rubi aprendieron ante el Alcorcón una lección que ya no olvidarán hasta el final de Liga. Olieron la sangre y no perdonaron.

 

El vendaval blanquivioleta durante media dio paso a otra hora de juego diferente. Con 3-0 y el Numancia en inferioridad numérica, no había ni un solo jugador ni un solo espectador en Zorrilla que no supiera que el partido estaba ventilado. La superioridad vallisoletana era tan patente en el campo y en el marcador, que el partido perdió mucho interés porque, afortunadamente para el Pucela, ya no había emoción. Y para acabar de desactivar al Numancia, cuando Javi Varas tuvo que intervenir en un par de ocasiones, lo hizo con dos soberbias intervenciones.

 

En la segunda mitad, el Real Valladolid se dosificó, reguló sus esfuerzos y dejó pasar el tiempo hasta el pitido final. De los cambios salió el último gol porque Omar, muy enchufado, provocó un penalti en el minuto 78 que Óscar metió por la escuadra derecha de la portería soriana.

 

Tras esta victoria, el Real Valladolid se acuesta este sábado con 55 puntos, a uno del Sporting de Gijón, que ganó 0-1 al C.D. Leganés, y a la espera de lo que este domingo, a partir de las 12 horas, hagan la U.D. Las Palmas y el Real Betis, ambos con 54 puntos, que se enfrentan en el Estadio de Gran Canaria, y el Girona, con 51 puntos, que recibe en Montilivi al Albacete.

 

El siguiente partido del Real Valladolid será en El Toralín de Ponferrada, el próximo domingo, a partir de las 18 horas, donde el equipo vallisoletano debe mantener su mejor versión, la que ofreció ante el Sporting, la que ofreció ante el C.D. Numancia y la que había encontrado fuera de casa en Mallorca y Santander, pero que perdió en Tenerife y Sevilla. La lucha continua y la cabeza de la Liga Adelante sigue siendo un pañuelo.