El nuevo Taller de Reparaciones de Renfe en Valladolid estará a plena actividad en septiembre

Ver album

Los derribos de las antiguas instalaciones, situadas entre el Paseo de Farnesio y la Estación de tren, se irán realizando de manera progresiva desde este mes de marzo.

“Van a ser los talleres más grandes y los mejor dotados de toda Europa para tratamiento de ferrocarriles”. Las palabras del alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, en su visita este viernes a las nuevas instalaciones del Taller Central de Reparaciones de Renfe, que supondrá el traslado de los cerca de 670 trabajadores y que podría contar incluso con ampliación, no pueden ser más claras. Ya está todo prácticamente terminado y por ello el primer edil ha querido comprobar en primera persona que la terminación de la primera fase está en orden.

 

De esta manera, los nombrados trabajadores se irán trasladando de manera progresiva a estas instalaciones, movimiento desde el Paseo de Farnesio hasta la zona de San Isidro, donde les esperan unas naves más modernas y sofisticadas que permitirán arreglar trenes que lleguen de toda España e incluso de Europa.

 

¿Cuándo empezarán estos traslados? Prácticamente ya. Desde este mes de marzo, mismo momento en que arrancarán los derribos de algunas antiguas instalaciones entre Farnesio y la actual Estación de Campo Grande, se pondrá toda la maquinaria en marcha. Precisamente estos derribos se espera que concluyan en septiembre, de manera que pueda acondicionarse el suelo para poder venderlo e iniciar así el deseado soterramiento.

 

“Hasta ahora se han invertido 142 millones de euros en esta primera fase de construcción de los talleres, y ahora estamos pendientes de la segunda parte de ampliación”, comenzó Javier León de la Riva a los medios. “Esta primera era la que más nos preocupaba, por poder garantizar el mantenimiento de estos talleres en Valladolid”. Nada menos que 77.000 metros cuadrados, el equivalente a dieciocho campos de fútbol o “dos veces el Campo Grande”, según el alcalde, es lo que ocupan estas enormes naves.

 

“Cuando comience a derruirse aquella parte de los talleres de Renfe que no se van a utilizar, de las antiguas, se irá saneando el suelo de forma progresiva y poniendo en el mercado”, confirmó el alcalde. “Afortunadamente el mercado inmobiliario se va recuperando”. En todo caso desde la oposición, encabezada por el PSOE, siempre se han mostrado partícipes de la complicación de la venta de este suelo, que condiciona el soterramiento.

 

“¿Qué cuándo podría empezar el soterramiento? Vamos a ser sinceros, viene condicionado por la financiación con la venta de suelo y estaríamos locos si sacáramos todo el que tenemos de golpe”. Visto lo visto, habrá que esperar, si bien el primer edil dejó caer que algunas empresas ya han mostrado interés, ya que se pueden construir hasta 1.700 viviendas libres y 800 de protección oficial