Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

El nuevo restaurante ‘Alioli’ ocupará la anterior ubicación de la Mejillonera

El local de antigua Mejillonera pronto volverá a tener actividad como el restaurante 'Alioli'. JUAN POSTIGO

El local de 180 metros cuadrados en la vallisoletana calle de la Pasión, que abrirá a principios de junio, tendrá “un toque más moderno” y servirá productos del mar con once tipos de salsa alioli.

Lo más nostálgicos de la ciudad de Valladolid observaban con pena cómo, 37 años después, la mítica Mejillonera echaba el cierre a principios del pasado mes de diciembre para trasladarse a su nueva ubicación junto a la Iglesia del Atrio de Santiago. Un negocio que, pese al cambio, no ha cesado su actividad y que de hecho ha mejorado su servicio gracias a un local más espacioso.

 

Pues bien, casi medio año después parece que el lugar que dejaron vacío por fin tiene quien lo ocupe. O al menos así lo asegura la familia González, propietaria de varios restaurantes de renombre en la ciudad como la propia Mejillonera, Los Zagales o el japonés Wabi Sabi, y quienes siguen siendo dueños del sitio en la calle de la Pasión.

 

“Tenemos proyectada una cervecería pero con otros toques, algo más moderno. Del interiorismo se está encargando Sandra Tarruella, la misma persona que del restaurante Wabi Sabi”, explica Javier González, uno de los nombrados propietarios. Pero, ¿y cómo se llamará el sitio? ¿Qué se podrá comer?

 

“El nombre sería ‘Alioli’ y vamos a trabajar diferentes productos, sobre todo el mar con once tipos diferentes de alioli”, explica con orgullo. En principio la fecha pensada de apertura rondaría los primeros días de junio, aunque si las obras, que ya llevan unas cuantas semanas, se dieran especialmente bien podría adelantarse incluso a finalesde mayo.

 

“Ya que la mejillonera estuvo allí 37 años y es un negocio familiar vamos a mantener algunos platos clásicos como las patatas bravas, pero también con nueva receta de salsa alioli”, sigue González, que reconoce que “está todo bastante perfilado” y que solo “hay que dar los remates finales de obra”.

 

La buena noticia para este espacio de 180 metros cuadrados llega también en el apartado laboral, y es que aunque inicialmente estaba pensado que la plantilla de la nueva Mejillonera alternase un negocio con otro, por suerte el nuevo lugar está teniendo tanto éxito que “no se puede mover ningún empleado”, reconoce el propietario. ¿Y eso qué significa? Fácil. Nuevas contrataciones.

 

“Toda la plantilla va a ser nueva, excepto el encargado, que será la persona que lleva toda la vida con nosotros en Los Zagales. El resto, doce personas, será personal nuevo”, concluye González. Los fogones de lo que antes fue la antigua Mejillonera, pronto volverán a tener actividad.