El nuevo Real Valladolid cimienta sus bases con la presentación de Rubi y Braulio

De izquierda a derecha, Rubi, Carlos Suárez y Braulio. JUAN POSTIGO

Ambos insistieron en la idea de que la plantilla contará con "unos veinte jugadores" para subir a varios jugadores del filial y Rubi asegura que "el ascenso estará siempre presente, pero sin obsesionarse".

El Real Valladolid de la temporada 2014/2015 ya está en marcha, el que se espera vuelva con tan solo un año en el infierno de Segunda. El primer paso, fundamental, pasaba por presentar al nuevo entrenador, Rubi, y al director deportivo que en realidad ya llevaba meses trabajando para el club, Braulio Vázquez, de manera que ambos tuvieron su primera comparecencia ante los medios este miércoles.

 

“Hemos tardado más de lo que nos gustaría en presentarles, pero ya están aquí”, comenzó el presidente, Carlos Suárez, quien hizo de anfitrión para la puesta a punto ante los medios, antes de confirmar que “hay algunos puestos del organigrama del cuerpo técnico que están sin cerrar”, a la espera de que acabe la Segunda este fin de semana.

 

“No es el mejor momento del club, es algo evidente, por eso hay que agradecer a los dos que hayan aceptados sus cargos. Hay que ir firmes a por el ascenso”, continuó Suárez para dar paso a Braulio.

 

PLANTILLA DE VEINTE

 

Probablemente el punto más importante de las primeras palabras del nuevo director deportivo se trate del hecho de que la plantilla, en principio, contará con “unos veinte jugadores”. “De esta manera, se pretende dar oportunidades a los chavales del filial. El ascenso a Segunda B ayuda mucho en este sentido, ha sido una suerte”.

 

El futuro de Marcos, Víctor y Juan Carlos, además del de Torres Gómez como entrenador del filial, se encuentra en una situación de stand by, si bien parece que solo el primero tiene garantizada su continuidad en el club. ¿En qué puesto? Ni el propio Suárez supo explicarlo.

 

“En estas semanas estudiaremos esos puestos. Víctor parece que va a terminar de sacarse el carnet de entrenador, Marcos hay que estudiar en qué campo se queda, quizá en labores de gerencia, y con Torres Gómez hay que hablar, aunque la intención es que se quede”.

 

En cuanto a las posibles incorporaciones entre las que buceará Braulio para formar la plantilla, parece evidente que llegarán con una economía de guerra. Eso sí, Suárez dejó claro que delegará completamente en el nuevo director deportivo “para dedicarse solo a lo económico”.

 

“Ha habido mucho cambio de pensar la plantilla para Primera que para Segunda, claro”, confirmaba Braulio, que lleva en Valladolid desde marzo. Ya se sabe que en Valencia se especializó en fichar a coste cero, pero en la categoría de plata las cosas cambian, y mucho.

 

Por último, Braulio confirmó que “son varios los jugadores que ya están en gestiones avanzadas”, tanto para renovar como para fichar, pero habrá que tener paciencia.

 

ASCENSO SIN OBSESIÓN

 

Era el turno de Rubi. El entrenador se mostró serio, pero sin pelos en la lengua y sincero en su aparición. Su primer mensaje fue contundente; hay que olvidar el descenso y tener siempre entre ceja y ceja el regreso a la élite, pero sin obsesionarse nunca, término en el que insistió varias veces.

 

“El año pasado hubo un breve contacto para que pudiera venir a Valladolid, pero finalmente quedó en nada”, confirmó el de Vilassar del Mar, quien acabó en el FC Barcelona, en el cuerpo técnico del ‘Tata’ Martino del que asegura haber vuelto “con mucha más experiencia que hace un año”.

 

“Es evidente que el principal objetivo pasa por el ascenso, pero no puedo prometer nada. No se asciende en la jornada diez, tampoco en la veinte, y siempre lo tendremos presente sin llegar a volvernos locos”, remarcó el míster, que aseguró que, antes de nada, quiere un “equipo que sepa a lo que juega, con identidad”.

 

Por supuesto, y en sintonía con las palabras de Braulio, el entrenador aseguró que será un trabajo en que el Promesas tendrá un papel fundamental. Pero no solo el 'B' tendrá protagonismo, porque al entrenador no le preocupa cómo pueda ser la plantilla en cuanto a veteranía. “Si vamos con veinte jugadores jóvenes, adelante, pero siempre con el trabajo presente. Si vamos con veinte veteranos, también, pero han de tener ilusión. Lo importante es que el equipo vuelva a donde corresponde”.

 

¿Y la Segunda, cómo la ve? “Es una competición complicadísima, donde al menos habrá doce equipos para solo tres equipos que asciendan. Hay que tenerle mucho respeto a la categoría”. Y para terminar, tres perlas. Ser décimo en la categoría sería un fracaso absoluto, solo se ha leído los términos generales, muy generales, de su contrato y, por último, no descarta traer jugadores del Barcelona, “siempre que ellos lo vean adecuado”, concluyó Rubi con decisión.

Noticias relacionadas