El nuevo presidente de Volkswagen revisará "todas" las inversiones y anuncia un ajuste "doloroso"

Línea de Volkswagen Navarra.

El nuevo presidente y consejero delegado de Volkswagen, Matthias Müller, ha anunciado ante la plantilla de la compañía en la sede de Wolfsburg que la compañía revisará "todas las inversiones" y que realizará un ajuste "no sin dolor" para recuperarse.

"Estamos revisando todas las inversiones previstas para evitar lo que no sea absolutamente necesario" y "lo que no sea urgente será desechado o retrasado", indicó. "Francamente", el proceso al que se enfrenta la compañía "no será sin dolor", continuó el directivo, antes de señalar que Volkswagen procurará seguir ofreciendo empleos "buenos y seguros".


En su discurso ante más de 20.000 empleados congregados en el pabellón once de la fábrica de Wolfsburg, Müller apeló a la necesidad de responder con "rapidez" ante un escenario con derivadas no "previsibles" y lanzó un mensaje de ánimo a la plantilla al mostrarse convencido de que el grupo será capaz de superar la situación. "Vamos a salir de esta crisis", aseveró.

La dirección está comprometida con un esclarecimiento "rápido e implacable" de lo sucedido y está convencida de que será capaz de superar la crisis gracias a la "base sólida" de la que dispone la compañía y a sus productos automovilísticos, que son los "mejores", señaló.

"Además de la enorme pérdida financiera, que todavía no está del todo cuantificada, esta crisis es sobre todo de confianza", uno de los valores clave para la "indentidad" de la marca, que se funda en la "solidez, fiabilidad y credibilidad", aseguró.

Al referirse a la velocidad a la que transcurren las investigaciones internas y las soluciones previstas, el consejero delegado también dijo estar "impaciente". "Sin embargo, en esta situación en la que se trata de cuatro marcas y muchos modelos, la atención es más importante que la velocidad", señaló.

Además, aludió al plan de acción desplegado por la compañía, que está informando ya a los clientes y que en breve presentará las soluciones previstas ante las autoridades supervisoras.

"TRABAJO ADICIONAL" EN LOS COCHES AFECTADOS

Müller también aludió a las revisiones de los coches afectados. En algunos casos, la retirada del software será suficiente, mientras que en otros será necesario acometer un "trabajo adicional" sobre el "hardware" de los coches afectados. "Vamos a informar regularmente a nuestros clientes de las medidas y de los nombres de los talleres correspondientes", señaló.

Todos los vehículos diésel EU6 fabricados en la actualidad por la compañía, recordó el consejero delegado de Volkswagen, cumplen con las normas legales y los requisitos ambientales, lo que permite mantener la producción en la planta de Wolfsburg.