Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

El nuevo Mercado del Val, a punto de caramelo

La inauguración oficial tendrá lugar este martes a las 13.00 horas, si bien los establecimientos abrirán al público desde las 09.00.

“Está todo muy iluminado, ha quedado precioso”, dice una transeúnte en la mañana de este lunes, asomando un poco la nariz desde fuera al nuevo Mercado del Val. Efectivamente, el nuevo espacio –que ya estará abierto al público desde este mismo martes a partir de las nueve de la mañana- cuenta con un espacio muy bien alumbrado, aunque este lunes era complicado ver los pasillos con luz.

 

¿Por qué? Los comerciantes trabajan contrarreloj para llegar a tiempo a primera hora de este martes, momento en el que deben tener completamente terminado el traslado de su correspondiente tienda para estar a disposición de los primeros clientes. “No os preocupéis que va a dar tiempo a todo”, explica sonriente Carmen Casado, dueña  de Pescados Casado. “Sí que nos ha pillado un poco el toro, pero no pasa nada. Hay muchas ganas de empezar, la verdad es que el cambio era necesario”, asegura.

 

Ajetreo y gente corriendo, tenderos limpiando tableros y cristales, técnicos puliendo paredes, grandes mostradores entrando todavía por la puerta e incluso andamios en medio de los pasillos. Quedan menos de veinticuatro horas y demasiado trabajo, aunque hay a quien no le importa y secunda la idea de Carmen, como Pedro Sigüenza, dueño de otra pescadería.

 

“Hace una semana estaba vacío, ha ido todo muy rápido. Estoy seguro de que va a ir muy bien, aunque estos días el trabajo es matador...”, indica, con claro gesto de cansancio. En la noche del domingo al lunes, mucho tuvieron que quedarse hasta las doce de la noche.

 

ESPACIOS PEQUEÑOS

 

Uno de los problemas a considerar en el nuevo Mercado del Val, al menos según los tenderos, llega a raíz de las protestas de los grupos ecologistas; se trata de la posible falta de espacio que puedan sufrir en esta naciente etapa. El Mercado tuvo que ser menos amplio por este motivo.

 

“Nos hemos tenido que adaptar, pero así estamos más unidos”, dice Esther Riolobos entre risas, mientras continúa echando una mano en el traslado del negocio de su padre, Aceitunas Casimiro. Su madre Ángela explica que “han tenido que meter los dos establecimientos que tenían en el antiguo Mercado en uno solo”.

 

“Nos vamos a apañar bastante bien, porque tenemos un buen hueco en el que vamos a poder poner tres mostradores, pero hemos tenido que inventar algunas cosas nuevas”, dice mientras señala unas cristaleras que cuelgan del techo.

 

En Alimentación Merceditas se muestran de la misma opinión. No es lo más deseable, pero es mejor eso que nada. “Quizá se nota una falta de espacio, pero no podemos pedir más”, explica el dependiente sin parar de colocar sus productos ni un solo segundo.

 

El reloj sigue marcha atrás y la cuenta a cero cada vez está más cerca, mientras los tenderos siguen incansables –valga la expresión- para terminar su traslado. Casi dos años de un nuevo periodo que dará el pistoletazo de salida este martes.