El negocio de AliExpress: ¿cómo consigue enviar cosas tan baratas?

Logo de AliExpress

La plataforma china de venta online vende fundas de móvil por 0,46 euros y aún así obtiene beneficios. ¿Cómo lo logran?

Comprar en Internet es un procedimiento muy habitual. Buscar gangas, descuentos o conseguir gastos de envío gratis son tres factores casi imprescindibles para comprar en un sitio u otro. AliExpress, la página de compra China, reúne los tres requisitos en su dominio. Pero, ¿cómo hace para que le salga rentable enviar cosas tan baratas?

 

AliExpress es conocida como una de las tiendas online que más facturan por todo el mundo, pero no exactamente una tienda como tal. La página web china es una plataforma en la que se venden cosas, pero actúa como intermediario entre vendedores y compradores, permitiendo que quienes tengan un producto para vender, lo anuncien o establezcan en la página a la espera de que alguien lo adquiera. Se podría decir que es un 'centro comercial' con muchas 'tiendas particulares' en su interior.

 

En AliExpress hay de todo. Y cuando se dice de todo, es de todo. Con más de 40 categorías de búsqueda diferentes, el portal maneja desde los productos más frikis, como puede ser una varita de Harry Potter, hasta lo más raro que se te pueda pasar por la cabeza, como una taza que remueve sola el colacao. Y eso si no contamos las cosas de consumo habitual, como es menaje, electrónica, ropa, calzado y un largo etcétera.

 

Hay quien califica a la web como un mercadillo de barrio o pueblo, un lugar donde hay puestos con cosas que llaman la atención y donde siempre se acaba comprando algo porque es todo muy barato. Las compras en AliExpress implican comodidad, rapidez y, sobre todo, precios bajos.

 

¿Cómo consigue la página web de China sacar adelante carcasas de móvil por 0,46 euros y enviártelas sin gastos de envío? La venta directa al por menor, la fabricación en el país asiático y la tardanza en la llegada del pedido son algunos de los factores más significativos.

 

DE CHINA A ESPAÑA: GANGAS, GANGAS Y MÁS GANGAS

 

Para empezar, hay que destacar que, en general, es más barato comprar en Internet que en una tienda física por varios factores. El primero es que la estructura de costes empresariales es menor (gastos de infraestructura), es decir, que no es lo mismo tener que pagar un establecimiento, un almacén donde guardar el 'stock', diversos impuestos, etc., que tener que pagar solo los costes de mantener en pie la propia página web y el almacén, por ejemplo.

 

Además, un servicio 'online' requiere menos personal físico, con lo que también se produce un ahorro que puede revertir en los precios. Los costes de distribución también son mucho menores, ya que se puede guardar la mercancía en un lugar hasta que alguien decide comprarla, no es necesario tener que transportarla al establecimiento porque no existe como tal. Todo ello y más permite que AliExpress pueda trabajar con un margen de beneficios más ajustado.

 

El siguiente punto para que pueda haber tantas gangas es que se trata de un portal chino con vendedores chinos. Por todos es sabido que el proceso de fabricación en el país asiático, como en otros, es bastante más barato que en otras zonas, como Europa o Estados Unidos. La calidad de los materiales, el precio del trabajo, etc., hacen que esto ocurra. Y no solo eso, sino que los chinos son conocidos por, de nuevo, trabajar en base a menos beneficios buscando vender más cantidad.

 

Esto no quiere decir que los productos que se venden en la tienda sean malos, para nada. Los vendedores fiables tienen productos atractivos que son capaces de poner a la venta a un precio más reducido.

 

¿Por qué ponen las cosas a menor precio? Por la propia competitividad de AliExpress. Al concurrir en un mismo lugar más de 200 mil vendedores con sus productos, han de competir entre ellos si quieren que la ley de la oferta y la demanda les favorezca y así poder dar salida a su mercancía.

 

Muchos países, entre ellos España, Estados Unidos o Mexico, tienen arreglos de importación con China. ¿Esto que significa? Que a los vendedores que tienen que declarar sus ventas en el país asiático no les cuesta tanto enviar los productos por paquetería ordinaria, con lo que pueden rebajar el precio del envío o hacerlo inexistente, como en la mayoría de los casos de la plataforma.

 

Al importar un producto de China a España, éste pasa por aduanas. Hay tretas que buscan los propios vendedores para que el pago en aduanas (IVA, aranceles, etc.), como el hecho de no enviar paquetes muy voluminosos, entre otros. Si se envían paquetes pequeños y de poco valor es mucho más sencillo que pase desapercibido por los funcionarios, quienes se centrar en contenidos de precios más elevados o en mercancía más grande. En aduanas no suelen parar un paquete si es pequeño o si es de menos de 22 euros.

 

Sumando todos los factores ya descritos – bajos gastos de infraestructuras, producción asiática, competitividad y envío -, los vendedores de AliExpress encuentran rentabilidad en mandarte cualquier funda de móvil, aunque valga 1 euro.

 

AliExpress, claro, se lleva una parte de lo que el vendedor recibe de la venta y también tiene ingresos de toda la publicidad que aparece en la página, con lo que sus beneficios son reales y superan, por goleada, sus gastos de gestión de la plataforma, entre otros.