El Nazareno reparte esperanza por las calles de Valladolid

El Vía Crucis del Nazareno de Valladolid es uno de los platos fuertes del Miércoles Santo, especialmente cuando se encuentra con las vírgenes de la Vera Cruz y las Angustias.

La imagen era sobrecogedora. El Nazareno, esa talla que despierta tanta emoción y devoción en Valladolid, junto a la fachada del Consistorio vallisoletano, iluminada con los colores de la bandera belga. Y ese Cristo Camino del Calvario cayendo hasta tres veces en su agonía. Una imagen, tan imponente como metafórica, de lo que la humanidad está viviendo debido a la sinrazón de la barbarie.

 

La tarde-noche del Miércoles Santo es tarde-noche de Nazareno. De Viacrucis, de Cristo camino del Calvario. Es la noche en la que la venerada talla rememora la Pasión por las calles de Valladolid, que se convierten en la Vía Dolorosa para acompañar el sufrimiento del nazareno.Junto a la talla titular, desfila el Cristo de la Agonía.

 

Quizá uno de los momentos más emocionante es el Encuentro que ambos Cristos rinden a la Virgen Dolorosa de la Vera Cruz, primero; y más tarde ante la talla de las angustias, en su templo penitencial. Tras estas dos estaciones regresarán hasta la iglesia de Jesús muy próxima a la Plaza Mayor donde, de nuevo, las luces de la casa Consistorial recordaban el dolor y el sufrimiento del pueblo belga. 
 

El Nazareno a su paso por la plaza mayor de Valladolid. JORGE IGLESIAS
Ver album